Tu embarazo etapa por etapa
inicio
Inicio
inicio
Parto

Qué es un parto inducido

Qu  es un parto inducido

Puede ser que tu fecha de parto haya pasado hace muchos días… incluso un par de semanas. O también puede suceder que alguna condición médica requiera que se programe el parto pero sin necesidad de recurrir a una cesárea. En ese caso, muchos médicos optan por inducir el parto usando métodos artificiales como medicamentos que estimulan las contracciones. Pero también hay una tendencia a programar el parto meramente por conveniencia. En Estados Unidos por ejemplo, se ha duplicado la tasa de alumbramientos inducidos. En 1990, el 9.5% de los partos eran planeados, mientras que el procentaje en el 2000 fue de 19.9%. ¿Por qué se induce un parto? El motivo para inducir el parto no debe ser la conveniencia de la madre o del médico, sino la salud del bebé o de la mamá. Por ejemplo, puede ser necesario programar un parto con ayuda de medicamentos por los siguientes motivos:

  • Tu embarazo ha superado las 41 o 42 semanas.
  • Se rompieron tus membranas (tu fuente de agua) pero el trabajo de parto no progresa como debería.
  • Se ha infectado el líquido amniótico.
  • Has desarrollados desprendimiento de placenta, sea leve o moderado (condición llamada abruptio placenta).
  • Desarrollaste preeclampsia (hipertensión arterial a causa del embarazo que se manifiesta con proteína en la orina y edema o hinchazón extrema de pies, manos y rostro).
  • Sufres de una enfermedad crónica como diabetes, problemas renales, enfermedades pulmonares o hipertensión arterial crónica.
  • El bebé está sufriendo, ya sea por retardo de crecimiento fetal o incompatibilidad de Rh (una diferencia entre el factor Rh de la madre y el bebé).
  • Tu médico considera que existe un alto riesgo de que des a luz antes de llegar al hospital si no se te programa el parto, ya sea porque puedes tener un trabajo de parto muy acelerado o porque vives muy lejos de un centro asistencial.

Asimismo, hay varias instancias en las que un parto inducido no es recomendable, como:

  • Casos de placenta previa (baja), en los que hay gran sangramiento y la placenta está bloqueando el canal del parto.
  • Cuando el cordón umbilical se ha salido por la vagina de la madre.
  • Si el bebé es muy grande o está en la posición incorrecta.
  • En caso de haber tenido un parto previo por cesárea que dejó una cicatriz vertical en tu útero.
  • Si la madre tiene herpes genital.

Etapas del parto vaginal programado Lo primero será verificar que el bebé está lo suficientemente maduro como para nacer. Por ejemplo, el médico puede realizar un ultrasonido o ecografía para confirmar la fecha aproximada de parto y la edad gestacional. También puede realizar una prueba de diagnóstico para evaluar la reacción del latido fetal frente a distintos estímulos. El siguiente paso es evaluar si la futura mamá está lista para dar a luz. El obstetra realizará un examen interno para ver si el cuello del útero (cérvix) se ha ablandado o incluso ha empezado a abrirse. También se evaluará en qué posición se encuentra el bebé. En caso de que el cuello del útero no dé signos de estar listo, se puede usar un gel tópico de prostaglandinas para ayudar a inducir el trabajo de parto mediante el ablandamiento de la cérvix. También se pueden usar dilatadores varias horas antes de la inducción misma. Luego, se estimularán las contracciones para ayudar a que el bebé empiece a descender por el canal del parto. Las contracciones se pueden estimular con medicamentos intravenosos como la oxitocina (o Pitocín), siempre y cuando la cabeza del niño no esté muy alta. Una vez que la futura mamá ya ha empezado a dilatarse y el bebé está en posición, si la fuente de agua no se rompe naturalmente, el médico procederá a la ruptura artificial de membranas. Para ello se usa una especie de aguja de crochet para hacer un pequeño agujero en el saco amniótico. Este procedimiento se hace bajo un estricto monitoreo, ya que se suelen desencadenar más contracciones y es necesario ver cómo reacciona el bebé. En general, para minimizar el riesgo de infección, se dan 24 horas como plazo máximo para un alumbramiento vaginal luego de la ruptura del saco amniótico. Riesgos y beneficios Aunque uno de los beneficios de la inducción con drogas es que se puede acortar la duración del parto, hay varios riesgos a considerar. Algunos de ellos son:

  • La oxitocina (conocida como Pitocín) puede provocar contracciones excesivamente fuertes y seguidas, algo que podría disminuir la cantidad de oxígeno que llega al bebé. Asimismo, hay casos en los que se puede romper el útero.
  • El gel con prostaglandinas que se usa en ciertos casos también puede provocar contracciones uterinas excesivas.
  • La ruptura artificial de las membranas puede causar una infección. También puede llevar a que el cordón umbilical se salga por el cuello del útero.

¿Qué pasa si no me dilato lo suficiente? Sucede lo mismo que con un parto “espontáneo”. Si las horas pasan y la parturienta no da signos de avanzar en su trabajo de parto o si hay signos de sufrimiento fetal, el médico procederá a realizar una cesárea. ¿Necesitaré de cuidados especiales? Si el parto programado avanza según lo planeado y no hay complicaciones, no se requieren cuidados especiales distintos a los de un parto vaginal “natural”.