Consulta tu etapa
inicio
Inicio
inicio
Parto

Guía de compras: Consejos al comprar la ropa de tu bebé

Saving money on kids  clothes

Desde el momento en que te enteras que estás embarazada, es muy probable que esa ropita tierna y preciosa de bebé empiece a llamarte y no te aguantes las ganas de comprarla. Pero antes de que des rienda suelta a esas ganas, aquí te daremos algunos consejos para que puedas comprar ropa para bebés que sea segura, cómoda ¡y bonita!

La talla importa

Esas prendas diminutas que venden en las tiendas siempre son las que se llevan toda nuestra atención. Pero recuerda no comprar mucha ropa de recién nacido porque los bebés crecen tan rápido en las primeras semanas que, aunque no lo creas, puede que a las 2 o 3 semanas de nacido ya tengas que ponerle ropa de talla de 3 meses. Algunos bebés ni siquiera la llegan a usar, así que si te regalan mucha ropa de recién nacido, trata de intercambiarla por tamaños más grandes o deja las etiquetas puestas hasta que tu bebé haya nacido y ver si le queda.

Además, usa el peso que indican las etiquetas como guía. Los tamaños varían de una marca de ropa a otra y por lo menos si te guías por el peso y el largo de tu bebé, te asegurarás de no estarle comprando ropa muy chiquita o muy grande .

Fácil de poner y sacar

Es muy importante que te fijes que la ropa de tu bebé tenga botoncitos o alguna forma de abrirla por abajo para hacer los cambios de pañal más fáciles. También, es preferible que tenga los botones principales, broches o el cierre en la parte de adelante para que sea más fácil vestir a tu recién nacido. En general, más que botones, son mejores los broches, ya que no corres peligro que se caiga un botón y que tu bebé se lo lleve a la boca.

Si la prenda se saca por arriba, fíjate también que el cuello sea holgado y se estire o que tenga botones a un lado y así no tengas que forzar la cabeza del bebé al vestirlo.

Los pantalones también deben ser fáciles de poner y sacar. Si son elasticados, se adaptarán mejor al crecimiento de tu bebé. Fíjate que la zona de la cintura no lo presione ni ajuste demasiado. También hay pantalones que tienen broches en la zona de las piernas y entrepiernas para hacer más fácil el cambio de pañal.

Tela cómoda y fresca

La comodidad del bebé está por sobre todas las cosas así que busca telas de algodón que sean cómodas y no tengan etiquetas o costuras que puedan molestar al bebé.  También, fíjate que los cierren tengan un pedazo de tela atrás que proteja la piel del pequeño.

Los bebés usualmente necesitan una capa más de ropa que los adultos, así que si vives en un lugar de clima frío, recuerda comprar suéteres o trajes abrigados holgados que permitan poner otras capas de ropa por debajo.

Y algo muy, pero muy importante. La ropa de tu bebé tiene que ser lavable en máquina. Una vez que tu hijo nazca, seguramente no tendrás mucho tiempo para darle cuidados especiales a su ropa como llevarla a lavar en seco en una tintorería, así que hazlo por tu bien y no compres ese tipo de ropa.  Además, los bebés se ensucian mucho y es seguro que tendrás que lavar ropa muy seguido.

La seguridad sobre todo

Muchos fabricantes de ropa de bebé ahora la hacen con todas las medidas de seguridad posibles.  Sin embargo, de vez en cuando cometen errores en el diseño así que tu deber como mamá es que te fijes si la ropa tiene algún cordón o una tira suelta, botones que se puedan salir, cierres que puedan caerse, etc.  Si encuentras algo que te hace dudar, mejor no lo compres.

Ahora sí, estás muy bien aconsejada y lista, ¡qué te diviertas comprando el ropa de tu bebé!