Tu embarazo etapa por etapa

  • Primer trimestre
  • Segundo trimestre
  • Tercer trimestre
  • Inicio
  • Parto
  • 1 año
  • 2 años
  • 3 años

Fibromas uterinos y su tratamiento por histeroscopía

shutterstock_1810035381

Gracias al desarrollo de nuevos equipos y técnicas de cirugía endoscópica, los fibromas uterinos tienen una solución muy sencilla, rápida, de pocas complicaciones, sin hospitalización y con excelentes resultados funcionales, en muchos casos conservando el útero para, luego, poder tener un embarazo. La presencia de Fibromas o Miomas uterinos es un problema que afecta aproximadamente el 25% de las mujeres mayores de 30 años. Estas lesiones pueden ser simples o múltiples y adquirir tamaños tan pequeños como un guisante o tan grandes como una toronja, y pueden ser causa de infertilidad.

Dependiendo de su ubicación en el útero los fibromas se han clasificado como:

Submucosos: Crecen desde la pared a la cavidad uterina, deformándola en muchos casos, lo cual puede causar dolor, sangrado menstrual anormal e infertilidad.

Intramurales: Crecen confinados dentro de la pared uterina pueden producir dolor y sangrado menstrual anormal.

Subserosos: Crecen desde la pared uterina hacia fuera del útero y pueden empujar organos intrapélvicos como la vejiga, el intestino delgado y el colon causando espasmos, dolor, problemas urinarios, estreñimiento etc.

Cómo se diagnostican los fibromas

Se diagnostican mediante ecosonograma, histerosalpongografía e histeroscopia.

Ecosonograma: usa ondas de sonido para crear una imagen de los órganos pélvicos, se puede realizar por vía abdominal o por vía transvaginal.

Histerosalpingografía: es una radiografía del interior del útero en la que se utiliza un contraste especial para mostrar las anormalidades.

Histeroscopía: le permite al médico mirar dentro de la cavidad uterina a través de un instrumento semejante a un telescopio diminuto. La Histeroscopía se practica en el consultorio sin anestesia con excelente tolerancia.

 

Cuál es el tratamiento

En la actualidad no hay ningún medicamento disponible para eliminar totalmente los fibromas. Sin embargo, se puede usar un tipo de hormonas, llamado GnRH, para reducir temporalmente el tamaño del fibroma como preparación de la cirugía o para demorar la cirugía cuando la paciente está próxima a la menopausia. Una vez que la paciente cesa de utilizar el medicamento por lo general el fibroma volverá a adquirir el tamaño que tenía antes del tratamiento. Pero, existen varias opciones quirúrgicas:

Miomectomía: es un procedimiento quirúrgico con el cual sólo se extirpa el fibroma, dejando intacto el útero; con esto mantenemos abierta la posibilidad de un nuevo embarazo. Tradicionalmente la miomectomía se ha practicado, a través de una incisión abierta en el abdomen muy similar a la realizada para una cesárea. Si los fibromas son Subserosos, en la actualidad efectuamos la intervención por vía laparoscópica realizando tres pequeñas heridas: una en la cicatriz umbilical de 1 centímetro por donde se introduce un endoscopio, conectado a un sistema de vídeo y dos incisiones laterales a nivel de los vellos púbicos de 5 milímetros cada una, por donde se introducen los instrumentos quirúrgicos necesarios.

Miomectomía por histeroscopía: Cuando los fibromas son Submucosos, es decir, crecen dentro de la cavidad uterina, estamos realizando el tratamiento histeroscópico de estas lesiones con resultados excelentes, y convertimos las clásicas intervenciones muy molestas y dolorosas a muy sencillas, rápidas, seguras y ambulatorias. La paciente se reintegra plenamente a todas sus actividades al día siguiente con posibilidades de intentar un embarazo al segundo mes de la operación. La Miomectomía por Histeroscopía se efectúa con un instrumento semejante a un telescopio diminuto, llamado histeroscopio, que se inserta dentro del útero a través de la vagina y del cuello uterino. El equipo permite la visualización directa de las lesiones, y su extirpación. Se realiza en quirófano, bajo anestesia intravenosa, sin colocación de tubo endotraqueal ni uso de gases anestésicos, el promedio del tiempo operatorio es de 20 minutos y los pacientes egresan luego de tres horas de observación, caminando, sin cicatrices ni mayores molestias.

Histerectomía: es la extirpación quirúrgica del útero en casos muy severos, se puede practicar haciendo una incisión en el abdomen, extirpando el útero a través de la vagina cuando coexista con un prolapso o como estamos realizando en estos momentos, una intervención combinada de endoscopia con cirugía vaginal (Histerectomía vaginal asistida por Laparoscopía), cuya principal ventaja es la de no realizar herida en el abdomen y de esta manera la recuperación es más rápida, mucho menos dolorosa, no deja cicatriz y la paciente se reintegra mucho mas rápidamente a sus labores habituales. Este procedimiento se realiza en quirófano y se utiliza anestesia general.

Vaporización del fibroma: Es una nueva alternativa endoscópica para el tratamiento de los fibromas. Es un procedimiento histeroscópico que usa la corriente eléctrica para extirpar los fibromas desde el interior del útero, utilizando un electrodo muy delgado con capacidad para cortar o destruir la lesión y dejar intacto el útero. Durante el procedimiento, se usa anestesia local, para adormecer el cuello del útero y un sedante suave para ayudar a la paciente a relajarse. De esta manera la paciente sólo sentirá una pequeña incomodidad (semejante al espasmo menstrual) y una ligera sensación de peso en el área vaginal. Después de recibir el tratamiento, se le permitirá descansar de 1 a 2 horas en la sala de recuperación y luego será dada de alta. De forma rutinaria, se le indica un medicamento para aliviar los espasmos en caso de que aparecieran. La mayoría de las mujeres puede volver a sus actividades normales y atención a la familia al día siguiente. Se presenta muy frecuentemente un sangrado leve a moderado que tiende a desaparecer espontáneamente en 3 a 7 días. Si sus pruebas de diagnóstico muestran que tiene un fibroma que está creciendo en la cavidad uterina (fibroma submucoso), usted es candidata a la Técnica de Vaporización del Fibroma, una solución rápida, sencilla y sin complicaciones, que le permitirá conservar el útero para poder tener su bebé.

El Dr. Alfredo Villanueva es Fundador de la Unidad de Histeroscopía Clínica El Ávila. Médico Gineco-Obstetra de la Universidad Central de Venezuela, es especialista en Histeroscopía Diagnóstica y Operatoria. UNIFERTES, la Unidad de Fertilidad ubicada en la Clínica El Ávila, fue fundada en 1987 y es responsable del primer bebé probeta por embrión congelado en Venezuela. Desde entonces, cerca de mil bebés han nacido en la Clínica El Avila mediante Reproducción Asistida. 

No te pierdas estos artículos

    Compartir