Tu embarazo etapa por etapa

  • Primer trimestre
  • Segundo trimestre
  • Tercer trimestre
  • Inicio
  • Parto
  • 1 año
  • 2 años
  • 3 años

Consejos si te duelen los pechos al amamantar

shutterstock_153433730

La lactancia para algunas mujeres es un proceso fácil, casi automático. Pero para muchas, es un proceso que requiere mucho aprendizaje y mucha paciencia. A los pocos días de dar a luz, cuando baja la leche, puedes experimentar algunas molestias. Esto se suele regular a los pocos días cuando tu cuerpo se ajusta para producir la cantidad de leche que requiere tu bebé.

Sin embargo, uno de los reclamos más comunes sobretodo de las mamás primerizas se refiere a los pezones adoloridos antes o después de que baje la leche, o que persiste una vez que el bebé se agarra al pezón. Si ese es tu caso, necesitarás hacer algunos ajustes, especialmente de posición, ya que es la causa más común de las molestias. En todo caso, no es normal que te duelan los pezones que semanas o meses después de haber empezado a dar de lactar. Por eso tenemos algunas sugerencias.

Qué hacer:
Corrige cualquier problema relacionado con la posición en que amamantas o en la forma en que se agarra el bebé del pezón. Si tu bebé tiene problemas al abrir su boca lo suficiente o en mantener su lengua sobre sus encías de abajo, pídele ayuda a una experta en lactancia. También puedes esparcir sobre el área adolorida un poco de tu leche o una loción con lanolina modificada (disponible en farmacias) después de cada vez que des pecho. Deja que tus pechos estén expuestos al aire un poco después de terminar la toma.

Prevención:
Amamantar seguido en los primeros días después de haber dado a luz puede evitar los dolores, ya que previene la congestión de los pechos. Asegúrate que el bebé succione bien y utiliza las posiciones apropiadas. Un bebé que succiona y se agarra bien no le produce dolor a su mamá.

Pezones invertidos:
Tu bebé debe ser capaz de introducir tu pezón bastante adentro de su boca para mamar bien. Para algunas mujeres, tratar de dar de lactar con pezones planos o invertidos puede producir dolor, porque el bebé puede tratar de jalar los pezones y agarrarse de ellos. Si tus pezones no sobresalen durante el embarazo, haz que una experta en lactancia los examine y evalúe si necesitas ayuda. Quizás necesitarás usar una cubierta especial para los pechos. Algunas mujeres también usan ejercicios especiales o se sacan leche con suavidad.

¿Es normal que los pezones se me agrieten?
Aunque es normal que al principio la lactancia produzca molestias en los pezones conforme te acostumbras a la succión de tu bebito, no es normal que se te produzcan llagas o que te sangren los pechos. Es un síntoma de que debes de consultar a un experto para poder corregir la posición en la que le das de lactar a tu bebé.

Auxilio, mis pechos están congestionados
Si tus pechos están congestionados, alimentar a tu bebé más a menudo puedes aliviarte. También puedes sacarte leche con un extractor o sacaleches. Y hay un truco natural muy efectivo: utiliza hojas de repollo (col) frescas (lavadas). Colócate una hoja completa (ojalá refrigerada) sobre cada pecho y quítala cuando se empiece a marchitar.

Mucha suerte y recuerda: tu esfuerzo vale la pena ya que la leche materna es el alimento más completo que le puedes dar a un bebé.

 

Compartir