7 Consejos para quitarle el chupón

7 consejos para quitarle el chupón

Una de las preguntas que más frecuentemente se hacen los padres es qué hacer con el chupete/ chupón. ¿Cuándo han de dejarlo? ¿Qué impacto negativo puede tener? Y la más común: ¿Qué hacer para que mi hijo/a deje el chupo?

Al igual que chuparse el dedo, el chupete/chupón cubre la necesidad que tienen los recién nacidos y bebés de succionar. Aunque existe debate acerca del uso del chupón, sabemos que si se introduce cuando el niño ya ha establecido buenos hábitos amamantando, no crea ninguna dificultad en su desarrollo a corto plazo. A partir del año o el año y medio, la necesidad natural de chupar de los niños disminuye, a medida que son más activos en su ambiente. Pero el chupón continúa siendo una herramienta que les ayuda a relajarse. A la larga, el uso continuado del chupón crea un hábito, cuanto más lo usamos, más lo queremos.

El impacto negativo que puede tener el chupón se manifiesta hacia los 3 o 4 años cuando podemos empezar a ver malformaciones en el paladar y los dientes debidos a su uso. Anteriormente, el chupón no tiene efectos negativos y hasta hay estudios que han demostrado que chupar un chupete/ chupón en la noche durante el primer año puede disminuir el riesgo de la muerte súbita. ¿Quiere decir esto que hemos de esperar hasta los 3 años para quitarles el chupón? No necesariamente, pero va a ser más fácil quitarle el chupón/chupete a un niño de año y medio que a uno de tres años, por cuestión de hábito. Así que cuándo sacarle es algo en lo que hay flexibilidad, antes será más fácil (aún sabiendo que no tiene un impacto negativo) pero no dejando pasar de los 3 años en adelante para evitar posibles malformaciones en la boca.

Pero ¿cómo? Esa es la gran pregunta. Aquí te damos unos consejos a seguir que te pueden ayudar a quitar el chupete/chupón. Aunque enseñarles hábitos de relajación es algo que puedes hacer desde que tu bebé es chiquito, la mayoría de estas técnicas están pensadas para niños más mayores y no recomendamos sacar el chupete antes del año o año y medio:

  • Enséñale técnicas de relajación: el chupón es un hábito que ayuda a los niños a tranquilizarse. Enséñale otras maneras de calmarse como usar una mantita suave, música relajante, cantar una canción, leer una historia de ir a dormir, hacer un masaje, sea lo que sea que le ayude a relajarse. Practiquen estas técnicas en todos los momentos en que el niño esté intentando de relajarse, estableciendo una rutina.
  • Saca el chupón/ chupete de manera progresiva: puedes empezar limitando dónde puede usar el chupón, empieza con un par de lugares o momentos (ej. En el coche y a la hora de ir a dormir) y ves reduciendo el tiempo y espacios donde lo pueden usar hasta llegar a usarlo sólo antes de ir a dormir. Progresivamente, cuando se duerma, sácale el chupón de la cama.
  • Cuéntale tu plan a tu hijo: No le escondas el chupón/ chupete. Es mucho mejor contarle qué van a hacer y el plan que tienen. Especialmente si tu hijo/a es más mayor, es muy importante que comprendan qué va a pasar para no aumentar su enojo o frustración. También con niños más mayores es importante explicarles las razones por qué queremos sacarle el chupete.
  • Mantén sus manos ocupadas: a veces los niños usan el chupón cuando se aburren o no saben qué hacer. Si les ves durante el día con el chupete, dales una alternativa de actividad divertida para hacer y pídeles que se saquen el chupo mientras juegan.
  • Tabla de recompensas: con niños más mayores, puedes usar una tabla de elogios/ recompensas (pueden ser pegatinas/calcomanías) para premiar los momentos en que no usa el chupete/chupón. Reforzar los momentos en que no usa el chupón de manera positiva le ayudará a establecer el hábito de no usarlo. Recuerda, las mejores recompensas son las sociales (pasar tiempo especial con tu hijo, dejarle escoger un juego para jugar juntos, ir al parque) y no las que se han de comprar.
  • Negociaciones: con niños mayores (de unos 3 años o anteriormente si son muy verbales) pueden acordar/ negociar un intercambio entre el chupete y alguna otra cosa, explicándoles que ya no necesitan usar el chupete y que tienen privilegios por su edad de poder jugar con juguetes, libros, etc. que niños más chiquitos no pueden jugar.
  • El hada madrina/ratoncito Pérez del chupete: igual que hacemos cuando se cae un diente, podemos dejar nuestro chupete al lado de la cama una noche y el ratoncito Pérez o el hada madrina vendrán a recogerlo y nos dejaran algo a cambio. Esta tradición siempre indica un crecimiento en los niños (la pérdida de sus dientes de leche) y es adecuada también para este hito en su desarrollo, dejar el chupete/chupón.

Te deseamos mucha suerte en este proceso.