Tu embarazo etapa por etapa

  • Primer trimestre
  • Segundo trimestre
  • Tercer trimestre
  • Inicio
  • Parto
  • 1 año
  • 2 años
  • 3 años

Consejos para ayudar a tu hijo(a) a dejar de chuparse el dedo

Ayúdalo a dejar de chuparse el dedo

Tanto la Academia Estadounidense de Pediatría como la Asociación Americana de Dentistas nos dan consejos similares para niños que se chupan el dedo. Primero, reconocer que chupar es un reflejo normal y parte del desarrollo de los niños chiquitos y que la mayoría de niños dejan el hábito por su propia cuenta sin necesidad de intervención hacia los 2-3 años. Igualmente, los dentistas especializados nos cuentan que hasta los 4 años, cuando la formación de las encías está más desarrollada, no es un problema. Pero si que podemos empezar a enseñar alternativas al chupete antes para evitar que el hábito se desarrolle más.

Si tu hijo/a ha llegado a los 4 años y continúa chupándose el dedo, hay ciertas cosas que puedes probar. Una de las más importantes es NO regañarles, castigarles o estarles encima constantemente acerca de chuparse el dedo. Se ha comprobado que cuanta más presión les ponemos, más difícil les es dejar el hábito. Esto es algo muy importante porque los padres, al preocuparse, aumentan la tendencia a ir detrás de los hijos para que dejen de chuparse el dedo y esta presión acostumbra a aumentar el hábito.

Elogiar para reforzar lo positivo
En vez de centrarnos en el hábito de chupar el dedo, es importante focalizarnos en todos los momentos en que NO se chupan el dedo y elogiarlos por su comportamiento. La atención positiva hacia los momentos en que no se chupan el dedo va a ser más efectiva que toda la atención negativa centrada en chupárselo. Además con niños de esta edad preescolar, podemos usar estrategias como recompensas simples para ayudar a dejar el hábito de chuparse el dedo.

Por ejemplo, podemos crear una tabla de pegatinas/ calcomanías donde el niño/a recibe una pegatina por cada mañana o tarde que pase sin chuparse el dedo. Cuando haya conseguido un número determinado de pegatinas (o stickers), puede escoger una recompensa mayor. Recuerden, las mejores recompensas son las sociales, las que involucran hacer algo divertido con mamá o papá y no las que requieren un gasto económico. Una buena recompensa es cocinar algo juntos, jugar a su juego favorito, ir a un lugar favorito como el parque, etc.

Para algunos niños funciona el cubrir el dedo con un vendaje o guante. Esto nunca debe hacerse como castigo sino simplemente como recordatorio. No hagan esta estrategia si su hijo/a no está de acuerdo. Se ha observado que taparles el dedo contra su voluntad no les ayudará a solucionar el problema. También pueden consultar con su doctor o dentista para que les recete un líquido para ponerle en el dedo. Esto SOLO debe hacerse bajo consulta médica.

Qué hacer si el niño se chupa el dedo por estrés

Observen en qué momentos su hijo/a es más propenso a chuparse el dedo. Aunque cada vez más vemos que chuparse el dedo puede ser un simple hábito, también es común que los niños se chupen el dedo como respuesta a una situación que les genera estrés. Si tu pequeño/a se chupa el dedo en respuesta a algo que le intimida, le da miedo o le genera ansiedad, busca de darles alternativas positivas. Ayúdale a relajarse con música suave, juegos sensoriales como soplar burbujas, jugar con macilla o plastilina, respirar hondo llenando la barriga de aire y soplando suavemente, abrazando a un muñeco de peluche favorito, etc.

Finalmente, es importante que consulten con su pediatra o un dentista especializado en niños para que chequeen los dientes y encías de tu hijo/a y decidan si necesitan algún otro tipo de intervención.
NOTA: Este artículo/consejo es para fines educativos solamente y no reemplaza una consulta médica o psicológica. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o de comportamiento sino consultar a algún médico o profesional de salud mental que te examine en persona y que esté autorizado para practicar su profesión en la localidad donde vives.