Thinkstok
Cadmium, arsénico inorgánico, mercurio y plomo son parte de lo que se encontró según el estudio

Analizan alimentos envasados para bebé y encuentran metales pesados

(TODO BEBÉ).- La organización “Watchdog Consumer Reports” dio a conocer este jueves un dato muy impactante donde pone en alerta a los padres de familia, pues la comida enlatada de bebé podría tener un nivel alto de plomo y otros metales pesados.

Cadmio, arsénico inorgánico, mercurio y plomo son parte de lo que se encontró.

LEE: Comida gratis para niños y jóvenes durante estas vacaciones

James Dickerson, director científico de Consumer Reports dijo a WTOP que “si bien los resultados son preocupantes, la presencia de metales pesados ​​en la comida para bebés no representa necesariamente un riesgo inminente para la salud de los niños”.

Dickerson agregó que “es un problema crónico, no un problema grave, entonces, comer uno, dos o 10 de estos alimentos no te enfermará. Lo que tratamos de comunicarles a las personas es que a lo largo de la vida del crecimiento y desarrollo de tu hijo, sí se puede reducir su exposición a este tipo de alimentos y por lo tanto, a este tipo de elementos pesados, les será de gran ayuda. reduciendo los riesgos potenciales que están involucrados”.

El estudio no detalló las marcas analizadas, solo aclaró que unos fabricantes sí pudieron tener bajos niveles de elementos pesados , entre ellos los orgánicos.

Hallazgos en Beech-Nut, Gerber y Hain Celestial, la empresa matriz de Earth’s Best:

Gerber y Hain Celestial dijeron que creían que sus productos cumplían con la ley de California. Pero Gerber también dijo que volvió a probar muestras de su plato de pavo y arroz de los mismos 3 lotes que Consumer Reports analizó. La compañía dijo que obtuvo resultados similares y que estaba “revisando nuestros protocolos para seguir mejorando”.

Beech-Nut dijo que había “revisado los informes de pruebas de ingredientes de su laboratorio independiente, que mostraba los niveles de plomo como indetectables”, pero que como resultado de una investigación interna, la compañía “actualizó los requisitos para nuestras pruebas de laboratorio por terceros”.”

Hain Celestial también señaló un caso de 2015 que involucra a la Environmental Law Foundation sin fines de lucro.

La organización había demandado a Beech-Nut y otras compañías después de que afirmara que sus pruebas descubrieron que algunos de los jugos de frutas y otros productos de frutas vendidos en California excedían 0.5 mcg de plomo en una porción y, por lo tanto, debían requerir una advertencia.

LEE: Beber agua en exceso podría tener un efecto inverso en tu organismo

Más allá de los consejos de reducir las dosis de estos productos, Dickerson dio unas declaraciones muy importantes para la salud de tu bebé a WTOP pues afirma que “en el transcurso del desarrollo de un niño, la exposición a metales pesados ​​aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer, particularmente de pulmón, vejiga y cáncer de riñón, y aumenta los riesgos de problemas con el desarrollo neurológico“.

De los 50 productos analizados los alimentos que contienen arroz presentaron los niveles más altos de metales pesados, incluso los bocadillos basados en este grano fueron citados como particularmente problemáticos en este término.

Dentro de los productos contaminados que se dividen en 4 categorías:

  • Cereales para bebés
  • Frutas y verduras envasadas
  • Comida envasada (por ejemplo, plato de pavo y arroz)
  • Bocadillos envasados que incluyen galletas, galletas saladas, cachitos (crunches), bolitas, barras, obleas y bollos como por ejemplo, galletas para la dentición y galletas de arroz.

La mayoría de los productos provienen de los dos mayores fabricantes de alimentos para bebés en Estados Unidos: Beech-Nut y Gerber. Otra marcas fueron Baby Mum-Mum, Earth’s Best, Ella’s Kitchen, Happy Baby, Parent’s Choice (Walmart), Plum Organics, y Sprout.

Aproximadamente dos tercios de los productos (34) que probamos contenían niveles de cadmio, plomo y / o arsénico inorgánico; 15 de ellos representarían un riesgo para un niño que comía una porción o menos por día.

LEE: Beber café eleva riesgo de cáncer y cafeterías podrían advertir pronto

El científico advirtió que “la industria puede hacerlo mejor, puede estar más atenta para obtener alimentos crudos, de granjas que contienen niveles más bajos de metales pesados, eso es posible, ¿cómo lo sabemos? porque hicimos nuestros estudios y diferentes fabricantes pudieron tener bajos niveles de elementos pesados , entre ellos los orgánicos dijeron​​”, publicó WTOP.

La Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA por sus siglas en inglés, lanzó un grupo de trabajo sobre elementos tóxicos para identificar maneras de reducir la exposición a metales pesados, estos son diversos y se encuentran en este link. 

Información importante para la seguridad del bebé

1. Limita la cantidad de cereal de arroz infantil que come tu hijo ya que el cereal es a menudo el primer alimento sólido de un bebé porque es fácil de tragar, y generalmente está fortificado con hierro, un importante nutriente para los bebés. Pero tanto la FDA como la Academia Estadounidense de Pediatría dicen que no hay razón para que sea solo cereal de arroz y que a los bebés se les debe dar una variedad de cereales, señalando las preocupaciones sobre los niveles de arsénico inorgánico en esos productos.

“Los padres tienen otras opciones: hay cereales fortificados con hierro hechos con otros granos integrales, como la avena, que son más bajos en arsénico inorgánico”.

2. Elige el arroz correcto pues en pruebas anteriores de CR, el arroz integral tenía más arsénico inorgánico que el arroz blanco del mismo tipo. El arroz basmati blanco de California, India y Pakistán, y el arroz de sushi de los Estados Unidos, son buenas opciones que tenían, en promedio, la mitad del arsénico inorgánico que la mayoría de los otros tipos.

Las galletas, los cereales y la pasta hechos de arroz también tenían un alto contenido de arsénico inorgánico.

3. Piensa de nuevo sobre cómo preparas el arroz lo recomendable es cocínalo en una gran cantidad de agua: la FDA recomienda de 6 a 10 partes de agua por una parte de arroz, escurrido bien después. Esto ayudará a reducir el contenido de arsénico.

LEE: Cuanto más bebes alcohol, mayor es el riesgo de muerte y cáncer

4. Limita los bocadillos empacados ya que muchos contienen harina de arroz, pero incluso aquellos que no lo tienen no aportan mucho valor nutricional. “Incluso sin los riesgos de metales pesados, los tentempiés no son una parte necesaria de la dieta de tu hijo, y pueden agregar azúcares y sodio”, dice Amy Keating, R.D., nutricionista de Consumer Reports. Lo mismo ocurre con las galletas de arroz, las galletas saladas de arroz y los chips que tú y tu hijo pueden comer.

5. Busca alimentos enteros bajos en metales pesados ya que en base a su revisión de los datos del Estudio de dieta total, nuestros expertos sugirieron algunos alimentos fáciles de preparar, adecuados para meriendas, que son muy bajos en metales pesados: manzanas, puré de manzana (sin azúcar), aguacates, plátanos, cebada con verduras en cubitos, frijoles, queso, uvas, huevos duros, duraznos, fresas y yogur.

6. Ten cuidado con el jugo de fruta pues en pruebas anteriores de CR se encontró arsénico inorgánico y plomo en muchas marcas de jugos de manzana y uva. Además, todos los jugos de frutas son fuentes concentradas de azúcares y carecen de fibra.

7. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda no dar jugo de frutas a los bebés en el primer año de vida, y limitar el jugo a 4 onzas por día para niños de 1 a 3 años y 6 onzas para niños de 4 a 6 años, por razones de nutrición.

8. Bájale con el chocolate. El cacao en polvo puede contener cadmio y/o plomo. El cacao en sí puede tener más que el chocolate negro y el chocolate negro puede tener más que el chocolate con leche.

9. Elige el pescado correcto. El atún patudo (bigeye tuna) la caballa o macarela gigante, el  reloj anaranjado (orange roughy), el tiburón y el pez espada son particularmente ricos en metilmercurio. Los niños y las mujeres en edad fértil deben evitar estos pescados; los demás deberían comerlos con poca frecuencia, si acaso.

10. Evita los polvos de proteína. Pueden contener arsénico, cadmio y plomo, de acuerdo con las pruebas de CR y otros. Los polvos a base de suero y huevo tienden a tener menos que los basados en plantas, como la soya y el cáñamo, pero incluso estos deben usarse con moderación. Probablemente no los necesites de todos modos.

“La gran mayoría de las personas obtiene mucha proteína de los alimentos que comen”, Según Cosumer Reports,  ”cuando consumes tu proteína de los alimentos, también te beneficias de todos los demás nutrientes que se encuentran en los alimentos integrales”.

11. Revisa tu agua ya que si sacas tu agua de un pozo, o si tu casa tiene tuberías viejas, considera someter el agua a pruebas de detección. A veces, los metales pesados se filtran en el agua de los pozos y es posible que las tuberías antiguas se hayan fabricado con plomo.

12. Come una amplia gama de alimentos integrales saludables lo recomendable es rotar los alimentos que comes puede ayudarte a evitar el consumo excesivo de metales pesados y proporcionar una variedad de nutrientes que pueden ayudar a compensar parte del daño que los metales pesados te causan al cuerpo. Estos incluyen calcio, hierro, selenio, vitamina C y zinc.

Video relacionado

En el siguiente video relacionado vemos a una mujer policía amanta a un bebé desnutrido un hospital mientras es atendido.

 

Danos tu opinión