Pixabay
Una docena de cambios desde el "cabello hasta la punta de los pies."

Algunas cosas extrañas que tu cuerpo podría hacer durante el embarazo

(TODO BEBÉ).- Te ves radiante cuando sabes de la existencia de tu bebé, pero a medida que el vientre va creciendo, también lo hace la lista de cosas extrañas que tu cuerpo podría hacer de repente.

Tal vez crezca cabello en lugares poco usuales, empiece a fallar tu memoria, experimentes mas frío de lo normal o tengas mucho gas que necesites expulsar.

La Dra. Suzanne Gilberg-Lenz de OB-GYN de Los Ángeles explica que los “niveles de hormonas son obviamente muy diferentes, incluso su consumo de oxígeno es diferente. Todos estos cambios hacen que muchas cosas raras sean posibles”, aseguró.

LEE: Impresionantes retratos celebran a madres que amamantan en todo el mundo

Citando a CNN, estas son algunas cosas extrañas que tu cuerpo podría hacer durante el embarazo:

1. Más  cabello.

Tus encantadores mechones nunca se verán mejor que durante el embarazo, llenos de una exuberante cantidad de hormonas.

De repente puede brotar cabello en lugares donde preferirías que no. “El vello púbico puede crecer largo y esponjoso, y eso enloquece a algunas mujeres”, dijo Gilberg-Lenz. “Y puedes ver un crecimiento no deseado en tus labios, barbilla y mejillas, y más cabello que inusual en tus brazos, piernas, espalda y abdomen”.

Algunas mujeres afirman que, después de dar a luz o dejar de amamantar, les quedan cambios permanentes en el cabello, como ir de rizado a lacio o viceversa, pero la ciencia no ha podido confirmar eso.

2. Rayas cebra, manchas de piel y acné

Muchas mujeres, especialmente aquellas con piel aceitunada, “pueden tener una línea loca en la mitad del vientre que puede oscurecerse bastante”, advirtió Gilberg-Lenz.

Llamada linea negra, en latín para “línea negra”, Gilberg-Lenz dijo que es “básicamente una huella embrionaria, un recuerdo de donde se unió tu piel como un embrión”. Ocurre cuando la hormona del embarazo beta hCG reacciona de forma cruzada con el pigmento de melatonina en la piel y tiende a volverse irritablemente visible durante el segundo trimestre.

La piel de la cara puede oscurecerse en “la máscara del embarazo” llamada melasma; ocurre con mayor frecuencia en el área del bigote y en la frente y las mejillas. Las areolas alrededor de tus pezones también pueden oscurecerse.

Atlanta Dra. Cynthia Abbott, dermatóloga dice que las decoloraciones desaparecerán después del parto.

Otro inconveniente: el acné puede regresar durante el embarazo debido a las hormonas que estimulan un aumento del aceite en la piel.

LEE: Consumir alcohol durante la lactancia puede afectar el cerebro del bebé

3. La verdad sobre las estrías

Las estrías son uno de los cambios cutáneos más comunes y molestos que pueden ocurrir durante el embarazo. Y hay un componente genético: si tu mamá los tuvo, hay muchas posibilidades de que tú también los tengas.

“Es una predisposición genética hormonal”, dijo Abbott, “y la gente odia escuchar eso.

La “mejor opción es mantener su piel hidratada porque la piel seca puede empeorarla, pero probablemente va a suceder de todos modos”, dice.

4. Erupción cutánea “PUPPS”

Hay un tipo de erupción cutánea grave, llamada pápulas urticarial pruriginosa o PUPPS.

A menudo comienza en el tercer trimestre con pequeñas protuberancias con comezón en el tronco o los senos que se unen en una erupción más grande. Puede extenderse a los muslos y la parte superior de los brazos.

Si bien no es peligroso, PUPPS “podría volverte loco” de tanta comezón. Y no va a desaparecer hasta que nazca, y de hecho, a menudo se enciende después del parto y toma otras seis semanas para desaparecer “, dijo Gilberg-Lenz.

Algunos de los remedios caseros para PUPPS incluyen baños de avena o bicarbonato de sodio, compresas frías, gel de aloe vera después del baño y si no puede evitar rascarse, guantes de algodón suave.

Si tienes la mala suerte de ser una de las aproximadamente 200 mujeres embarazadas que padecen PUPPS, hay algunas buenas noticias: es poco probable que se repita en embarazos posteriores.

LEE: 5 desafíos comunes de la lactancia materna y cómo superarlos

5. Vagina “azul”, venas varicosas y hemorroides

La vagina, el cuello uterino y la vulva, que son los labios que rodean la vagina, pueden tomar un tono azulado al principio del embarazo debido al aumento del flujo sanguíneo al área.

“Si las mujeres miran de cerca, a menudo pueden hacerlo por sí mismas entre las seis y ocho semanas de embarazo”, dijo la doctora Katherine Babaliaros de Atlanta OB-GYN.

Al igual que las venas varicosas en las piernas, la presión del bebé también puede hacer que las venas del área vaginal se hinchen y se vuelvan visibles.

Por otra lado, las hemorroides, son creadas por el mismo aumento en el flujo sanguíneo que causa las venas varicosas en la vagina y las piernas. El estreñimiento y el empuje solo los empeora.

6. Pies grandes 

Los pies pueden hincharse por la retención de líquidos y el aumento de peso, pero también pueden crecer en longitud.

Muchas mujeres se sorprenden al ver que el tamaño de sus zapatos aumentó después del parto.

“Se producen hormonas que permiten que sus articulaciones se relajen durante el embarazo para ayudar a la pelvis a acomodar al bebé y permitirle dar a luz”, dijo Babaliaros. “Pero también causa que los arcos de tus pies caigan y que el pie se alargue entre 2 y 10 milímetros”.

“Desafortunadamente, los arcos de las personas no vuelven después del embarazo”, dijo Babaliaros.

Pero la laxitud en las articulaciones y el flujo sanguíneo pueden sorprenderlo de otras maneras también:

Tus dientes podrían cambiar, y sin duda serán más sensibles. También lo son las encías, que pueden hincharse o sangrar después del cepillado.

LEE: La poderosa razón para usar hojas de col durante la lactancia

7. Flatulencia y otros innombrables

Los gases son una de las desafortunadas realidades del embarazo.

Según Babaliaros, el combo está diseñado para evitar que el útero se contraiga cuando se supone que no, “pero también puede aflojar el músculo del esfínter alrededor de la salida del gas, lo que dificulta controlar las flatulencias”.

Esas hormonas también relajan el esfínter esofágico inferior en su estómago, causando la acidez estomacal que afecta a muchas mujeres durante el embarazo.

Por último, pero ciertamente no menos importante en la categoría innombrable: un aumento en el flujo vaginal.

“Muchas mujeres se quejan y me dicen: ‘¡Dios mío, el flujo vaginal es increíble!’ “, dijo Babaliaros, y agregó que es completamente normal en el embarazo debido al aumento en el flujo sanguíneo.

“Es inofensivo a menos que haya irritación, se ponga amarillo o verde, o tenga un olor extraño, en cuyo caso debe ser revisado por su médico”.

LEE: Desmienten el mito sobre la lactancia y los implantes de silicona

A pesar de todo, vale la pena

Aunque algunos de los cambios corporales durante el embarazo pueden ser desagradables, puedes preguntar a cualquier madre que esté hablando de su recién nacido y te dirá que todo vale la pena.

Hasta que ese bebé venga a levantar el ánimo, los expertos sugieren contactar a doctores y otras mamás para obtener apoyo.

Danos tu opinión