Thinkstock
A veces comerá muy bien y otras no tanto, pero es completamente normal.

5 razones por las que no deberías obligar a tu hijo a comer

(TODO BEBÉ).- ¿Tu hijo no quiere comer? Obligar a un niño a terminar toda la comida de su plato puede tener repercusiones negativas, dicen especialistas.

Muchos padres preocupados por la alimentación y el desarrollo de sus hijos empiezan una batalla cuando de cantidad de comida se trata.

Según el portal de noticias Metro, si tu hijo no se come toda la porción que le sirves, no debes preocuparte.

LEE: 7 beneficios para los hijos que crecen con una madre trabajadora

Leonardo Escobar, médico pediatra, dice que “la mayoría de las personas tienen la idea de que mientras más coma un niño, estará más saludable, fuerte y grande. Pero, esto es completamente falso, ya que si se obliga a un niño puede tener más repercusiones negativas que beneficios”.

Un estudio de la Universidad Estatal de Pennsylvania revela que alimentar a la fuerza  a un niño fomenta el desarrollo de malos hábitos alimenticios, advierte Escobar.

Citando a la fuente, según Escobar, estas son las poderosas razones por la que no deberías obligar a tu hijo a comer:

  1. En el futuro rechazará todos los alimentos que lo obligaste a comer durante la infancia.
  2. Comerá menos y poco saludable.
  3. Aumenta el riesgo de desarrollar trastornos alimenticios en la adolescencia o adultez.
  4. No tendrá un control sobre la cantidad de comida que consume.
  5. Tendrá un mayor riesgo de padecer obesidad.

LEE: La maternidad es contagiosa, ¿mito o realidad?

¿Por qué es tan dañino? La explicación es sencilla: al obligarlos a comer, ellos tienen a ignorar las señales de su propio cuerpo comiendo solo por complacer a sus padres.

Habrá ocasiones que tu niño comerá muy bien y otras no tanto, pero eso es completamente normal.

“Sólo hay que tomar en cuenta que no sean lapsos muy largos, de lo contrario valdría la pena visitar al pediatra para ver lo que está pasando”, señaló el médico.

Para dejar de cometer errores en la alimentación de tu hijo, lo ideal es evitar “regañar o amenazar a tu hijo por no querer comer, sobornarlo con cosas poco saludables para que coma (dulces, chocolates o helados); rogándole o correr a atrás de él para que coma”.

¿Percibes este problema en casa?

LEE: Cosas que no deberías hacer con el pretexto de ser mamá

Por otra parte, hay alimentos que quizá incluyas en la dieta de tu hijo y podrían ser más dañinos de lo que crees.

De acuerdo a la revista Padres e Hijos, opciones como la leche de sabores y el cereal de caja, si se consumen a diario, pueden causar obesidad y problemas de sueño. Entre ellos se encuentran:

1. Salchichas. No se trata de lo que contiene sino de la forma en que esta partida. Aunque parecen indefensas estas sugieren peligro de asfixia sobre todo en niños menores de tres años.

2. Mantequilla. Por su alto contenido de grasa y químicos los pequeñitos no deben consumirlo con frecuencia. Aunque esto no quiere decir que la elimines por completo de su alimentación, pero es recomendable disminuir su consumo.

3. Carnes rojas. Estudios han comprobado que comer este tipo de carne en exceso, puede provocar distintos tipos de cáncer.

4. Cereales de caja. La cantidad de azúcar y saborizantes superan el aporte de fibra, por lo que puede alterar los periodos de sueño, opta por avena especial para bebés.

5. Leches con saborizantes. El Segundo ingrediente de estas leches es el azúcar y cubre el 85 por ciento de lo que sugiere la Organización Mundial de la Salud, mejor dale leche de vaca o almendras.

6. Papillas preparadas. Un estudio reveló que dichas papillas tienen cinco veces más de azúcar. Sustitúyelas por papillas naturales hechas por ti.

7. Jugos en caja. Estas bebidas están llenas de azúcares y a pesar de que mencionan que son 100% fruta, no es cierto, mejor dale jugos de fruta natural y reducidos en grasa.

Danos tu opinión