Thinkstock
Pequeños que comieron sólidos antes de los 6 meses, mejoraron su sueño y despertaron con menos frecuencia en la noche.

Los bebés que comen sólidos a edad temprana duermen mejor, estudio

(TODO BEBÉ).- Tanto el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido como la Academia Estadounidense de Pediatría recomiendan que las madres amamanten exclusivamente hasta aproximadamente los 6 meses de edad y luego comiencen a introducir alimentos sólidos.

Sin embargo, un plan de alimentación alternativa también es seguro para los bebés, sugiere una investigación reciente.

De acuerdo a CNN, la introducción de alimentos sólidos para bebés después de solo 3 meses, se asoció con una mejora pequeña pero significativa en el sueño nocturno y un poco menos de despertares durante la semana en comparación con los bebés que comenzaron a comer sólidos más tarde, según un estudio publicado el lunes en la revista JAMA Pediatrics.

LEE: Dormir “temprano” protegerá a tu hijo de la obesidad

Para el Dr. Gideon Lack, autor principal del estudio y profesor y jefe del Departamento de Alergia Pediátrica del King’s College London, el hallazgo individual más importante del estudio fue la “reducción de más del 50% en el número de familias que informan trastornos graves del sueño en sus bebés “.

“La falta de sueño puede ser muy devastadora para los bebés y sus familias”, dijo.

Sueño nocturno

Muchos padres suponen que una pancita llena de alimentos sólidos y no solo líquidos, ayudará a sus bebés a dormir durante toda la noche, pero estudios científicos previos no lo han demostrado.

El equipo de investigación comenzó reclutando a más de 1.300 bebés en Inglaterra y Gales entre 2009 y 2012. Todos los bebés tenían 3 meses de edad, eran bebés sanos y nacidos a término cuyas madres los amamantaban exclusivamente.

Luego, el equipo recolectó datos sobre los bebés cada mes hasta un año y luego cada tres meses hasta los 3 años.

  1. Las madres en el primer grupo, en promedio, introdujeron alimentos sólidos para sus bebés a las 23 semanas de edad.
  2. Mientras que las madres en el segundo grupo lo hicieron en promedio a la edad de 16 semanas, encontraron los investigadores.

LEE: Dar demasiadas papillas al bebé está afectando sus dientes, pediatras

Poco después de 6 meses, entonces, no existieron diferencias reales entre los bebés con respecto a los alimentos sólidos.

Sin embargo, los dos grupos mostraron diferencias en el sueño según los resultados.

Los bebés que comieron alimentos sólidos antes, durmieron más tiempo a partir de los 5 meses después de 1 año: “la diferencia de sueño es más del orden de 16 o 17 minutos por noche, lo que se relaciona con aproximadamente 2 horas de sueño adicional por semana”.

Los bebés cuyas dietas incluían comida sólida antes también se despertaban con menos frecuencia durante la noche: promediaban casi dos menos despertares a mitad de la noche cada semana que los demás.

También se registraron menos problemas de sueño que en el otro grupo.

Estas mejoras en el sueño observadas en el grupo de sólidos tempranos no terminaron después de siete u ocho meses, como esperaban los investigadores, sino que continuaron durante el primer año de la infancia y más allá.

Pero el análisis no “encontró alimentos específicos asociados con un mejor sueño”. Las madres en el grupo de sólidos tempranos alimentaron a sus hijos con una variedad de alimentos, incluyendo verduras, frutas y arroz, además de los alimentos alergénicos sugeridos.

VIDEO: Papá amamanta a su recién nacida mientras su esposa se recupera

‘Otras formas’ de mejorar el sueño

La pediatra de Atlanta Dra. Jennifer Shu dice que “es posible que alimentar con más leche materna o fórmula pueda tener el mismo efecto”:

“Mi preocupación sería que la recomendación de la introducción temprana de sólidos (especialmente cuando se aumenta muy rápidamente) podría resultar en una disminución correspondiente en el consumo valioso de leche materna.”

Agregó que la decisión de comenzar con los sólidos en un momento determinado es mejor decidida por los padres y el pediatra en función del crecimiento y la salud general del bebé.

    Danos tu opinión