Fuente: Ebest
"Los niños no están aprendiendo cómo comer diferentes texturas y cómo masticar alimentos", dice especialista.

Dar demasiadas papillas al bebé está afectando sus dientes, pediatras

Probablemente alimentes a tus hijos con demasiadas papillas o purés de bolsa, dicen los pediatras.

Según el sitio web Good Housekeeping, estos alimentos hechos puré son prácticos para los padres que buscan alimentar a sus hijos con más productos, pero pueden tener algunas desventajas.

Un informe reciente de The New York Times ha sacado a la luz, las prácticas bolsas de pueden enseñar a los niños hábitos alimenticios poco saludables cuando se usan como alimento completo y no como un refrigerio.

Según el Total Food View de Nielsen, las bolsas de alimentos para bebés ahora representan el 25% del mercado de alimentos para bebés de los EE. UU.

LEE: Los bebés que comen sólidos a edad temprana duermen mejor, estudio

Estos refrigerios a menudo cuentan con ingredientes de moda como el yogur griego y la col rizada y pueden engañar a los consumidores informando que tienen las vitaminas y nutrientes necesarios.

Sin embargo, no son un reemplazo para las frutas y verduras regulares, según el Dr. Robin Jacobson, pediatra de NYU Langone Pediatric Associates en Irving Place, parte del Hassenfeld Children’s Hospital.

“En el desarrollo, los niños no están aprendiendo cómo comer diferentes texturas y cómo masticar alimentos”, le dice a GoodHousekeeping.com.

“En lugar de comer guisantes y zanahorias, todo está cortado en la bolsa y simplemente lo están chupando. No aprenden a comer una dieta. Aprenden a tomar una dieta”.

VIDEO: Papá amamanta a su recién nacida mientras su esposa se recupera

La conveniencia de repartir bolsas también contribuye a otro problema: el Dr. Jacobson dice que pueden convertirse fácilmente en una forma de calmar a los niños, incluso cuando los niños no tienen hambre.

Los niños no aprenden a comer sus alimentos, sino a tomarlos.

Muchos coinciden con que uno de los principales beneficios de estas bolsitas de comida, facilitan alimentar a los pequeños con calabazas y brócoli sin que se den cuenta, pero esto no le hace ningún favor a la larga, dicen especialistas:

“Estás escondiendo verduras que algunos niños de esta edad no comen, por lo que están obteniendo nutrientes sin siquiera darse cuenta, pero lo malo es que no están adquiriendo el sabor de la col rizada o las espinacas”, explica el Dr. Jacobson.

“No pueden saber qué alimentos les gustan o no les gustan”.

LEE: 7 alimentos que los niños no deberían comer a diario

Jaclyn London, MS, RD, CDN, Directora de Nutrición del Good Housekeeping Institute, está de acuerdo en que el sabor predominantemente dulce de las bolsas prepara a los niños por problemas para comer verduras simples más adelante.

“Las bolsas son mejores como una merienda ‘para casos de emergencia’, pero como algo cotidiano, la forma predominante en que se usan, la utilidad no está allí”, dice. Su principal preocupación es que casi todas las bolsas incluyen “concentrado de jugo de fruta” o “puré de fruta” como primer ingrediente.

No proporciona los mismos beneficios que una fruta real.

LEE: 5 consejos para reflexionar antes de visitar a un recién nacido

“Los purés de jugo de fruta son una forma concentrada de azúcar en la fruta, que no son dañinos para usted, pero el sabor que evocan en los bebés y niños pequeños es más dulce que una versión mezclada de la fruta en sí misma”, explica.

Además de desarrollar los dientes dulces de los niños, hacer puré de los productos también reduce la cantidad de fibra que obtienen en comparación con comer frutas y verduras enteras o incluso mezcladas en casa.

“No proporciona los mismos atributos beneficiosos para la salud inmune y protectores del sistema inmune que una fruta o vegetal real”, agrega Jaclyn.

Danos tu opinión