Fotografía: Cara McGowan
Sus padres han intentado de todo para controlar el cabello de la pequeña, pero sin éxito.

El síndrome de cabello impeinable es real y esta pequeña lo tiene

(TODO BEBÉ).- Taylor es una pequeña de 18 meses de edad que tiene una rara condición llamada síndrome del cabello impeinable, que como su nombre lo indica hace prácticamente imposible poder manejar su cabello.

Este síndrome poco frecuente es resultado de heredar dos copias de una mutación genética, una de cada padre.

LEE: Intenta salvar a mujer sosteniéndola del cabello pero se le resbala

El resultado es es un cabello que crece en diferentes direcciones, de color rubio o un tono pajizo, mucho más rígido de lo normal y que tienden a estar alborotado.

Comienza a presentarse entre los 3 y 12 años; y aunque el crecimiento del cabello se mantiene normal, este crece con formas triangulares.

Su madre, Cara McGowan, busca crear conciencia sobre el tema y alentar a las personas a tener más tolerancia a otros con características únicas.

VIDEO: Captan a mujer aplicándose tinte en el cabello… en pleno autobús

Comenta que aunque la mayoría de la gente ha mostrado apoyo, siempre hay casos de personas que en algún punto se burlan o señalan el cabello de Taylor.

“Su cabello se ve increíble, como si fuera un mini Albert Einstein”, dijo su madre a BuzzFeed News. ” El cabello de Taylor es no es posible de peinar de ninguna manera.

Han probado decenas de productos para el cabello, pero sin llegar a controlarlo. Además de que puede dañarse con facilidad, por sujetadores, ligas o hasta ingredientes en productos para el cabello.

“Tratamos mucho de evitar la introducción de productos químicos, por muy tentadores que sean, para tratar de domar su melena “.

Y es que aunque solo se han registrado un centenar de casos en el mundo sobre este síndrome, McGowan comentó que podría haber muchos más casos de los que se piensa, solo que los padres no acostumbran realizar exámenes genéticos de sus hijos.

“Fue algo único, fue alborotado, y esperábamos que eventualmente se cayera se cayera. Eso nunca sucedió”.

Fue un miembro de su familia que vio fotografías de niños con este síndrome y pensó que Taylor podría tenerlo también.

Sus padres se pusieron en contacto con una una experta en el tema y profesora de dermatogenética en la Universidad de Bonn en Alemania.

La familia envió muestras de sangre a Alemania para comprobar realmente si tenía la condición y si sus padres portaban la mutación del gen; el resultado fue positivo.

Desde entonces McGowan se ha puesto en contacto con otros padres que creen que sus hijos pudieran tener esa condición y que comienza a disminuir a partir de la adolescencia.

 

 

    Danos tu opinión