Thinkstock
Para ser consciente de cómo las palabras hieren a tus hijos, convendría cuidar un poco más tus palabras.

10 frases que no deberías decir a tus hijos

(TODO BEBÉ).- “Yo era la mamá perfecta, hasta que tuve hijos”, dice una frase con la que muchos padres se identifican cómicamente.

Aunque a veces pienses que podrías hacerlo mejor, no es tan sencillo como suena.

Expertos aseguran que simples frases como “deja de llorar por esa tontería, no seas exagerado” o “desquicias a cualquiera”, podrían perjudicar al niño más de lo que creías.

Puede que ser padre no sea el único rol que tengas que cumplir, repartiendo tu atención en diversas tareas.

Pero para ser consciente de cómo las palabras pueden herir a tus hijos, convendría cuidar un poco más las palabras que diriges a tus hijos.

LEE: No tocar; padres llevan carteles para cuidar la salud de sus bebés

Citando al diario El Pais, estas son 10 frases que no deberías decir a tus hijos:

1. “Deja de llorar por esa tontería, no seas exagerado.”

Si bien las emociones ocurren de manera involuntaria, no es honesto juzgar las emociones que experimentan tus hijos.

El miedo a un insecto, por ejemplo, quizá no es algo que entiendas pero si debes respetar.

2. “Puedes conseguir todo lo que te propongas.”

Recuerda que a veces, por mucho esfuerzo, no se consigue todo lo que se quiere.

No es bueno mentirles porque cada niño tiene capacidades diferentes y podrá ser bueno en cosas que otro no y viceversa.

En los mensajes que comunicas a tus hijos van encriptadas tus expectativas sobre ellos y podrían sentirse presionados.

3. “Tiempo de calidad vs. cantidad”

15 minutos de calidad no reemplaza la ausencia de los padres del resto del día.

Expertos aseguran que los niños necesitan que sus padres estén mucho tiempo que además sea de calidad. No es solo estar en la misma habitación que ellos, sino mostrarse sensibles ante sus necesidades.

LEE: “Una niñez libre de gérmenes podría desencadenar leucemia”, científico

4. “Hoy no soy tu mamá.”

Es cierto que la labor de padres es compleja y el estrés hace que en ocasiones acabes diciéndoles frases hirientes, que influyen directamente en su autoestima.

5. “Que se levante solo, ya es tiempo de que aprenda”…

Muchos padres quieren dar lecciones de vida a sus hijos antes de tiempo. Es cierto que en algún momento tu hijo se tendrá que valer por sí mismo, pero no a los 3 años.

Si debes preocuparte por darle las herramientas y reforzar sus habilidades para que logren ser autónomos, pero a su tiempo.

6. “Tu hermano lo hace mejor.”

Comparar nunca ha sido bueno y menos cuando de los hijos de trata. Recuerda que cada niño es diferente; por lo tanto tiene un ritmo y un desarrollo distinto.

LEE: Ocho resoluciones para una mejor crianza de los hijos este año

7. “Alteras a cualquiera”.

Ser multitareas te ayuda a ser productivo pero es complicado. El estrés puede apoderarse de ti complicando tu día y acabando con tu paciencia, pero no es justo culpar al niño, el solo demanda atención como el resto de los pequeños.

8. “A tu edad, yo hacía …”

De nuevo, la comparación. Recuerda que los tiempos cambian, al igual que las generaciones, la sociedad y el estilo de vida.

Es más eficaz hablar de tu hijo, con sus habilidades y sus dificultades en el contexto actual, que hablar de ti mismo.

LEE: Utah consigue primera ley para criar niños libres e independientes

9. “Podrías esforzarte más.”

Si tus expectativas son altas, podrías estar exigiendo demasiado a tu hijo. Hay una diferencia entre tus expectaciones y su motivación para esforzarse en alguna actividad o materia.

10. Castigos absurdos.

¿Te imaginas que por mentir a tu marido/mujer te despidieran del trabajo o te quitaran la licencia de conducir? No suena lógico, como tampoco muchos de los castigos que a veces surgen en la cabeza de algunos padres:

“Si no apruebas el examen de mañana, olvídate de ir al cumpleaños de tu amigo.”

En otras palabras, las consecuencias de su conducta no deberían afectar a otras áreas.

Expertos coinciden que, tu hijo debe saber de tu viva voz que lo quieres por ser quien es y no por lo que hace.

Danos tu opinión