Thinkstock
Aunque los niños suelen hacer amiguitos de la misma edad en clase, puedes inscribirlo en otras actividades.

Los niños necesitan convivir con otros que no sean de su edad

(TODO BEBÉ).- Aunque los niños suelen hacer amiguitos de la misma edad en clase, es importante que convivan con otros mayores.

Es cierto que estas amistades tan compatibles llegan a ser muy cercanas y duraderas, sin embargo convivir con otros los expondría a niveles de madurez distinto.

Peter Grey, psicólogo del desarrollo, describe en un artículo como los niños que conviven otros niños con niveles de habilidad, madurez e inteligencia un poco mayores, tienen nuevas posibilidades y motivaciones para abandonar su zona de confort, señaló la revista Padres e Hijos.

“Crecen a su’ propio ritmo, pero también están expuestos a nuevas ideas creativas y expectativas”, aseguró.

Pues los niños pequeños aprenden de la imitación y pueden ilustrarse de los niños mayores a través de la observación.

Pero no solo los pequeños salen beneficiados, ya que los más grandes pueden aprender también.

Los niños mayores también pueden aprender sobre la empatía y paciencia de los niñitos. Al recordar cuando fueron más chicos y que no sabían hacer tantas cosas como ahora, se reconocen como mayores y desarrollan responsabilidad, volviéndose más maduros para enfrentar situaciones, agrega la fuente.

Pero, si tu hijo tiene sus amigos más cercanos en la escuela y por ende, son de la misma edad, ¿Cómo hacer para que conviva con otros de diferentes edades?

La familia es un buen inicio para que tu hijo se envuelva en juegos o platicas con niños de mayor o menor edad; los hermanos, primos y otros parientes cercanos por ejemplo.

Por otra parte, los especialistas recomiendan la convivencia con niños fuera del círculo familiar. Para lograr esto puedes inscribirlo en alguna actividad extra como talleres de edades mixtas.

También puedes aprovechar en los paseos cotidianos, como incitar a tu hijo jugar con otros en una visita al parque, a juegos u otro sitio de diversión infantil.

De acuerdo a los especialistas, esta convivencia puede ser difícil al principio pero pronto descubrirá que es una experiencia divertida.

Por otro lado, el nacimiento del nuevo hermanito puede ser abrumador pero, solo al principio. Ya que tener un hermano o hermana, además de darte experiencias increíbles, te hace mejor persona.

Citando al sitio Salud 180, según la ciencia estos son los beneficios de tener una hermana:

1. Optimista. Una hermana te hace una persona más positiva y paciente, así lo confirma un estudio de las Universidades de Montfort.

2. Te vuelves más expresivo. Favorece a una comunicación más abierta y una familia más unida.

3. Carácter. Una hermana fomenta el liderazgo, y el compromiso contigo mismo.

4. Autoestima. El amor de una hermana te puedo dar cierta protección de emociones como el miedo y el rechazo, afirma un estudio en el Journal of Family Psychology.

5. Empatía. Esta relación tan cercana te puedo ayudar a entender a los demás de otra perspectiva.

Danos tu opinión