Thinkstock
Ser madre es un regalo de la vida que puedes disfrutar sin descuidar de ti.

Cosas que no deberías hacer con el pretexto de ser mamá

(TODO BEBÉ).-Sin mencionar los clichés de lo hermoso que es ser madre, los cambios que vienen con la maternidad pueden representar tremendos hoyos negros que hay que evitar a toda costa. Aunque es fácil caer.

La cultura de madres abnegadas, el cansancio y la depresión posparto (que a veces puede durar años) no ayudan nada. Por eso me es importante mencionar algunas de las cosas que no deberías hacer con el pretexto de ser mamá:

• Cambiar de talla

Se dice que idealmente se deben subir solo 9 kilos en el embarazo, máximo 12. La realidad es muy distinta. Muchas suben entre 15, 18, 20 y hasta 25 kilos, los cuales no siempre son fáciles de bajar, a pesar de las maravillas de la lactancia.

Hay que hacer lo posible por mantenernos en forma, y no quedar con cuerpo “de mamá” desde los veintitantos o treinta y pocos que tengas.

• Andar en fachas

Seguir en fachas después del medio día es un gran NO. Puede que el embarazo te haya dejado unos kilos de más y tu ropa haya dejado de quedarte, pero eso no es pretexto para no arreglarte un poco, maquillarte o peinarte al menos. Verte y sentirte bien definitivamente cambian tu día.

• Hablar exclusivamente de los temas de la familia y el hogar

Cuando estas dedicada al hogar, es fácil volverte monotemática: los logros de los hijos, lo pesado de la vida de ama de casa y lo poco reconocido que es y también, claro, todos los temas domésticos.

Sin embargo, hay que salirnos del tema, por salud mental. Elige algo que te haya apasionado antes de tener bebés, y dale seguimiento. Verás cómo cambia tu perspectiva de todo.

• Dejar de salir con tu pareja

Sí, estamos súper cansadas (casa, hijos, trabajo) aveces es muy difícil encontrar un momento para cultivar la relación, pero es necesario hacerlo si no queremos ir directo a la separación. Los niños no lo pueden ser todo. Así que hay que encontrar cómo hacerse tiempo y la regla de oro es: no hablar de los niños ni de las cosas de la casa durante esa cita con tu pareja.

• Dejar de salir con tus amigas (sin los niños)

¿Ves a tus amigas en lugares de niños? De vez en cuando, podrías verlas también en otro contexto e ir a un lugar divertido, de moda o bien, solamente tranquilo en el que puedas platicar de otros temas.

• Ver solamente programas infantiles

Cuando me convertí en madre vi la manía que tenía por tener la tele prendida todo el día y cómo cuando tuvo suficiente edad,
¿Tu hijo se ha apoderado de la televisión? Tal vez seas de las mamás que terminan viendo el canal para bebés todo el día. Y lo cierto es que puedes recurrir a otras alternativas para encontrar algo de tu interes.

• Dejar de ver a tus amigos que no tienen hijos

Se vuelve complicado, sí, por la diferencia de ritmos y estilos de vida. Sin embargo, te hace bien una buena platica de los viejos tiempos.

• Preocuparte por todos menos por ti

Este es el peor error que puedes cometer, pues solo te llevará a la depresión. La época de las mamás abnegadas quedó ya en el pasado, pues todos deben cooperar en la casa, y todos tienen derecho a tener sus ratos libres. Es importante que te des un tiempo de calidad para ti misma.

En los primeros años puede que a veces no encuentres el tiempo ni para bañarte y entonces corres el riesgo de a caer en todos los puntos anteriores empezando por el de las fachas.

Danos tu opinión