pixabay
Un polémico estudio de 1998 relacionó las vacunas con la aparición del autismo en niños.

Niños con autismo y sus hermanos son los menos vacunados

(TODO BEBÉ).- Los niños con trastorno del espectro autista son significativamente menos propensos a estar completamente vacunados que los niños no afectados por el autismo, según una nueva investigación publicadoa este lunes en la revista JAMA Pediatrics.

Y lo mismo es cierto de sus hermanas y hermanos más jóvenes, de acuerdo a CNN.

“Este estudio muestra que los niños con autismo y sus hermanos menores podrían estar en mayor riesgo de enfermedades prevenibles con vacunas”, dijo Ousseny Zerbo, autor principal del estudio y becario postdoctoral de la División de Investigación de Kaiser Permanente del Norte de California.

LEE: Acusada por dar a su hija solución con cloro para “curarla del autismo”

‘Grandes disparidades’ en las tasas

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por desafíos con las habilidades sociales, la comunicación y los comportamientos repetitivos. La causa del trastorno del espectro autista es desconocida, aunque la investigación sugiere que los factores genéticos y ambientales juegan un papel.

Los estudios científicos también informan que no hay asociación entre las vacunas y el autismo, aunque muchos padres temen tal conexión.

Cuando a un niño se le diagnostica un trastorno del espectro autista, ¿los sentimientos de sus padres sobre las vacunas cambian de alguna manera?

Él y sus colegas revisaron los datos de más de 3.700 niños que habían sido diagnosticados con trastorno del espectro autista antes de los 5 años y que habían nacido entre 1995 y 2010. Los investigadores también analizaron a casi 500,000 niños de la misma edad sin trastornos.

LEE: Empleadas de guardería atacan a niño con autismo

Específicamente, analizaron si los niños habían recibido todas las vacunas recomendadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

“Lo que encontramos es que hay grandes disparidades en las tasas de vacunación entre los niños con y sin” trastornos del espectro autista “, dijo Zerbo. Comparando los dos grupos de niños:

  • 80% de los niños con autismo recibieron todas las vacunas recomendadas para niños entre las edades de 4 y 6 años.
  • Frente al 94% entre los niños sin autismo.

Los investigadores también examinaron los registros de los hermanos menores de los niños en el estudio: hermanas y hermanos nacidos entre 1997 y 2014.

LEE: Padres hacen que sus hijos beban cloro para “curarlos” de autismo

Aquí, de nuevo, se observaron disparidades, ya que los hermanos menores de niños con autismo tenían menos probabilidades de estar completamente vacunados que los hermanos de niños no afectados por el autismo, dijo Zerbo.

Por ejemplo, el 73% de los hermanos menores de niños afectados por autismo habían sido vacunados por completo a los 11 meses de edad, en comparación con el 85% de los hermanos menores de niños sin trastorno del espectro autista.

“No miramos las tasas de vacunación antes de que los niños fueran diagnosticados con autismo”, señaló Zerbo. En Canadá y el sur de California, los estudios más pequeños han llegado a las mismas conclusiones.

MIRA EL VIDEO: Mujer arrastra a su hijo con autismo por la calle

Mejorando los niveles de vacunación

“Los temores sobre un vínculo entre vacuna y autismo persisten y contribuyen a un número creciente de niños no vacunados o subvacunados”, dijo Robin P. Goin-Kochel, director asociado de investigación en el Autism Center of Texas Children’s Hospital.

“A su vez, esto ha resultado, y continuará provocando, un aumento en los brotes de enfermedades prevenibles con vacunas”.

La investigación ha demostrado que los hermanos menores de niños con autismo corren un mayor riesgo de ser subvacunados, pero no estaba claro si los padres, después de tener un hijo diagnosticado con autismo, podrían haber cambiado sus actitudes y prácticas de vacunación.

Su propia investigación encontró altas tasas de vacunación entre los niños con autismo para las vacunas recomendadas antes de los 2 años de edad, cuando, por lo general, a un niño se le diagnostica autismo.

    Danos tu opinión