Pixabay
Evitar estas bebidas en el embarazo y los primeros años de tu hijo podrían hacer la diferencia.

Las bebidas azucaradas en el embarazo causan asma en los niños

(TODO BEBÉ).- Si estás embarazada y consumes bebidas azucaradas, el riesgo de asma puede elevarse significativamente durante la infancia de tu hijo, revela una nueva investigación, así lo confirma dicha investigación publicada en American Thoracic Society.

Los niños de entre 7 y 9 años pueden estar en mayor riesgo si consumen grandes cantidades de fructosa en sus primeros años o si sus madres bebieron muchas bebidas azucaradas durante el embarazo.

“Estudios previos relacionaron la ingesta de bebidas endulzadas con jarabe de maíz con alto contenido de fructosa con el asma en escolares “, dijo Sheryl L. Rifas-Shiman, MPH, autora principal de un estudio asociado de investigación sénior en Harvard Medical School y Harvard Pilgrim Health Care Institute.

Según la publicación de Science Daily, quienes participaron en el estudio, revelaron información sobre su consumo de alimentos y bebidas, incluidos refrescos y bebidas de frutas regulares.

Y tres años después, las mismas participantes compartieron de nuevo el consumo de sus niños de una variedad de alimentos y bebidas; incluidos refrescos y bebidas de frutas.

Concluido este trabajo, los científicos calcularon la ingesta de fructosa y analizaron los resultados en función del consumo de bebidas azucaradas y fructosa.

Según los resultados, el 19 por ciento de los hijos de las participantes padecían de asma.

Además estudio se encontró que:

• Las madres que más consumieron bebidas endulzadas con azúcar y fructosa durante el embarazo, tuvieron un 63 por ciento y 61 por ciento más riesgo que aquellas que consumieron menos.

• Los niños con el mayor consumo de fructosa durante la primera infancia, fueron 64 por ciento más propensos a padecer asma, que los que estaban en el nivel más bajo.

• Otros estudios han encontrado vínculos entre la obesidad y el asma; entre las bebidas endulzadas con azúcar y fructosa con el aumento de asma.

• Estudios recientes sugieren que, además de aumentar el riesgo de asma por la obesidad, la fructosa en sí misma puede causar inflamación en los pulmones.

Cabe mencionar que el estudio no demuestra causa y efecto, por lo que los hallazgos no son generalizables y no aplican para todas las personas y/o familias.

Sin embargo, evitar las bebidas azucaradas durante el embarazo y los primeros años de la infancia de tu niño, podrían ser una de tantas formas de reducir el riesgo de asma, advierten los expertos.

    Danos tu opinión