Thinkstock
Las secuelas van desde problemas de estrés y ansiedad hasta la pérdida de la audición.

Exponer a un bebé al ruido del cine puede tener graves consecuencias

(TODO BEBÉ).- Prohibir la entrada al cine a un menor de tres años es una medida de salud que no deberías de ignorar, así lo aseguran especialistas en pediatría.

Después de la polémica que causó una reconocida sala de cine en México, al negarles la entrada a los niños pequeños, los médicos han hablado según la publicación de la revista Padres e Hijos.

Y aunque se puede entender como discriminación, hay una poderosa razón científica por la cual los niños no deberían de conocer la experiencia del cine a tan corta edad.

Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido en diversas ocasiones que, no es posible escuchar más de 80 decibeles (dB) en periodos largos de tiempo sin sufrir algún daño en el oído de un adulto.

Entonces, cuando un niño en pleno desarrollo se expone a tal magnitud de ruido, puede tener graves consecuencias en su salud.

Pues ante un ambiente, donde el ruido puede alcanzar los 120 dB, los bebés pueden sentirse estresados y llorar rápidamente.

Citando a la OMS, tienes que saber que los niños expuestos a entornos ruidosos pueden tener secuelas como:

• Padecer un estrés psicológico
• Ansiedad
• Estar irritados o inquietos constantemente
• Problemas de concentración
• Pérdida de audición
• Problemas de lenguaje

¿Qué opinas sobre este delicado tema?

Danos tu opinión