Thinkstock
Cuando tus hijos te llamen “mala”, tómalo como un cumplido.

Cómo ser la "peor" de las madres para tener los mejores hijos

(TODO BEBÉ).- Cuando tus hijos te llamen “mala”, tómalo como un cumplido; pues ahora podrán pensar lo peor, pero seguro de lo agradecerán.

Esta generación ha sido considerada por muchos como la de los niños más perezosos y menos limitados de la historia. Pues cada vez tienen más aparatos tecnológicos y juegan menos al aire libre.

Y es que es un tema controversial, porque hay que recordar que la culpa es de los padres y no de los niños. ¿Será que la generación que cambió fue la de los ahora padres? Pues muchos intentan ser “buena onda” y complacen a sus primogénitos a toda hora.

Pero no es malo dejar de parecer “cool” ante tus retoños; no cedas a sus caprichos ahora y conviértete en la peor de las madres para tener a los mejores de los hijos.

Citando al sitio web especializado Familias, estos son algunos consejos para ser la peor de todas:

Acuesta a tus hijos siempre una hora razonable, siempre. Esto no quiere decir que tu hijo querrá dormir y aunque se resistirá por un tiempo, la constancia hará que se entere que estás hablando enserio.

Postre. No se los des todos los días, guárdalo para ocasiones que lo ameriten y después pueda parecer una recompensa. Además podrías ahorrarte muchos kilos y dinero.

Que paguen por sus propias cosas. Si quieren aparatos electrónicos, videojuegos, salidas al cine y demás diversiones acostúmbralos a pagarlos o poner una parte para que no abusen y lo aprecien más.

No les facilites la vida. Si quieres solucionarles siempre la vida, les estarás robando a tus hijos la oportunidad de aprender o sacar algo bueno de las situaciones difíciles.

Recuerda que enfrentar circunstancias difíciles es algo que tendrán que hacer la mayor parte de su adultez.

Regálales un reloj despertador. Enséñales a administrar su propio tiempo desde pequeños. No estarás siempre para recordarle que debe ir al colegio.

No es necesario comprar lo más nuevo siempre. Enséñalos a no ser esclavos de la mercadotecnia y no les compres lo nuevo del mercado.

Déjalos saborear las pérdidas. Deja que llore por una mala nota en la escuela y lo resuelva solo; o por un juguete roto que no debes reemplazar. Sabrá que la próxima tiene que hacerlo mejor y con más cautela.

Toma control de la tecnología que usan. No permitas que vean contenido no apropiados para su edad sólo porque sus compañeros lo han hacen. Sé una influencia positiva hasta para sus amigos.

Que pidan disculpas. En cualquier problema, enséñales a confesar el error, y aceptar las consecuencias. No los defiendas cuando no lo merecen.

Los modales. Al hacer de la cortesía un hábito en tus hijos, les estarás haciendo un favor enorme para mejorar sus relaciones sociales a corto y largo plazo.

Que trabajen, gratis. Prestar servicio debe ser una parte importante en la vida de tus hijos. En su tiempo libre pueden ayudar a la familia o participar en actividades de beneficencia, ambientales, etc.

Ellos deben saber que otras personas tienen necesidades y problemas a veces más grandes que los suyos.

Y es que humanizar a tus hijos es un enorme favor para la sociedad. Practicando estos consejos, podrás sin duda convertirte con éxito en una “mala” madre (ante tus niños) y educar a mejores seres humanos.

Danos tu opinión