Thinkstock
Este sencillo cambio en la rutina te puede sorprender.

La clave para que tus hijos te escuchen con atención

(TODO BEBÉ).- Seguro te ha pasado que, cuando más prisa tienes por salir más lento se vuelven los movimientos de tu hijo. Tal pareciera que hace lo opuesto en esos minutos críticos de la mañana.

Esta situación te puede poner muy de malas, desesperarte hasta el punto de gritarle a tu hijo; entonces llora y las cosas se complican aún más. Aun no son las ocho de la mañana y ya estás envuelta en un caos, ¿te suena familiar?

Y es que cuando se trata de establecer reglas y rutinas en los niños, no siempre cooperan, pero ¿cuál es la razón?

Olvidamos que los pequeños no entienden como nosotros el concepto del tiempo, la responsabilidad, el compromiso y demás nociones. Y lamento decirte que los enormes sermones que les das a tus hijos, ¡no funcionan!

Pues el cerebro de los niños registra perfectamente las primeras diez palabras del regaño o discurso de los padres; si solo las primeras diez, así lo confirman especialistas según la revista especializada Padres e Hijos.

Si quieres que te escuche realmente, te conviene ser breve y hablar con tu hijo de la manera más concisa posible, recomiendan.

¿Suena fácil verdad? Pues podría serlo con esta sencilla fórmula que valdía la pena aplicar en tu vida diaria.

Primero recuerda que el discurso hacia un niño debe ser amable y claro, pero firme. Ahora la fórmula: Anticipar bien tu salida.

• Haz un esfuerzo extra y levántate más temprano.

• Deja todo listo un día antes para salir sin prisa.

• Da instrucciones pequeñas y claras.

Como bien dicen, “la gente no planea fracasar, fracasa por no planear”.  Así que con este sencillo cambio en la rutina familiar, los grandes y clásicos problemas matutinos pueden mejorar en tu hogar.

Danos tu opinión