Brenda Reyes

Criando a un Niño y una Niña

Conociendo a quien roba la atención de mi mamá

Conociendo a quien roba la atención de mi mamá

El amor del primer hijo es tan grande que a la hora de pensar en otro integrante de la familia, dudas si puedes llegar a amar con la misma intensidad. Sin embargo, el amor es igual de grande con la diferencia que existe una personita que no puede creer que alguien más esté en el corazón de su mami.

Mi hijo obtuvo 100 por ciento mi atención por tres años. Con los meses, comenzó a ver mi panza crecer sabiendo que un bebé se formaba en el interior. Los celos eran inevitable, inclusive me di cuenta que estaba embarazada ya que su actitud cambió. Ahora estaba más pegado a mí.

De inmediato las mamis que han pasado por esto comenzaron a darme consejos. En la mayoría aconsejan que debemos hacerlos sentir parte del embarazo. ¿Cómo?, diciéndole que ahora será el hermano mayor y debe ayudar a cuidarla. Fue tanto lo que se le mencionó, que de inmediato presumía a todos que sería el hermano mayor del bebé que tenía mamá en la panza.

A punto de dar a luz se le entregó varios regalos que le mandaba su hermanita quien ya quería conocer al niño que no dejaba de hablar y gritar en todo el día. Sin duda llenó su corazón de más emoción.

Pero el momento de la verdad llegó el día en que nació su hermanita. Mis amigas me habían advertido que estaría tan celoso que actuaria como bebé para llamar la atención.  Efectivamente el cambio generaba un miedo en él que solo quería estar pegado a mí pensando que así le ganaría al bebé. Una bebé que por necesidad teníamos que estar pegadas pero, eso no comprendía.

Por fortuna las primeras semanas tuve la ayuda de papi. Cada oportunidad que tuve, la niña se quedaba con su papá para que yo pudiera jugar a los súper héroes. Otra cosa que funcionó fue el trabajo que se le asignó, el “tirador y traedor” de pañales. Su trabajo se le agradece tanto que se siente parte importante de su hermanita.

Las primeras semanas hacia todo lo posible por que su mami no pasará tiempo con ella. En las noches pedía que me durmiera con él por lo que dejábamos a papá con la niña. Ya cuando se dormía me cambiaba de cuarto. Inclusive no quería salir de la casa si su mamá se quedaría con ella a solas.

Ahora ya se siente mas tranquilo porque ha visto como su mamá puede amarlos a los dos. Aunque me confieso que el celular ayuda sobretodo cuando tengo que darle de comer a mi bebita.

La verdad es que no es fácil y aunque sientes que es difícil demostrarle a tu niño grande que no lo estas abandonado, el soltar algunas lagrimas y el tiempo es tu mejor ayuda.

 

Danos tu opinión

Brenda Reyes

Criando a un Niño y una Niña

Junto al amor de un esposo, un niño de tres años y una bebé recién nacida me levanto todas las mañanas intentando dar lo mejor de mi. Desde los 17 años ingrese a los medios siendo conductora de programas de televisión. Hace dos años comencé a trabajar para Noticiasya.com donde nos dedicamos a informar las noticias más sobresalientes. Ahora con la nueva integrante de la familia, quiero contar mis anécdotas dedicadas para las nueva mamás y las que tienen que dividir su tiempo con hermanitos sin olvidarnos del esposo.