Foto: Pixabay
No debes alimentarlo ante cada señal de incomodidad, según los expertos.

Así es como puedes calmar al bebé cuando llora pero no de hambre

(TODO BEBÉ).-Cuando un bebé llora no siempre significa que tiene hambre y los expertos aseguran que no debes alimentarlo ante cada señal de incomodidad pero, ¿cómo saberlo?

Lo primero que a muchos padres se les ocurre hacer, ante el incesante llanto del niño, es precisamente ofrecerles alimento.

Como bien sabes, el llanto es la forma de un pequeño de comunicar sus necesidades, con eso puede decirte no solo si tienen hambre; sino también sueño, frío o calor, dolor, incomodidad por el pañal sucio o simple necesidad de estar en tus brazos.

Las nuevas madres saben lo importante que es la alimentación de los recién nacidos y puede que se dé allí surja este impulso de darles comida para resolver todo. Pero según los expertos, los padres deberían ser instruidos para poder interpretar las señales del bebé. Lo primero es determinar si tiene hambre o no. descartar

“Mucha gente aconseja a las madres alimentar a sus bebés ‘cuando lo pidan’, pero nunca definen qué significa ‘cuando lo pidan'”, aseguró el líder del estudio Ian Paul, profesor de Pediatría y de Ciencias de Salud Pública en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Y es que hay muchos detalles que podrían generar confusión en el tema. La primera recomendación que te dan los médicos después del parto es amamantar “a libre demanda”, es decir, cuando el niño así lo quiera.

Asegura el especialista que con asesoramiento, los padres aprenden a reconocer el hambre real y estrategias para calmar a los bebés que lloran por otras razones.

“Un bebé que está molesto, pero no realmente hambriento, se suele calmar si le dan algún líquido dulce que le ocasionará problemas en el futuro -sostuvo el profesor-. Su habilidad normal para regular sus emociones se ve opacada por una recompensa en forma de alimento para que se calme y eso se reflejará más adelante en su vida: cuando esté molesto o deprimido, la comida se convertirá en una herramienta para calmar esas emociones”.

Según el experto, existen estrategias distintas a la alimentación que todo padre debería aprender en una capacitación.

Citando a la fuente, te dejamos algunas tácticas que te pueden ayudar a calmar al bebé:

• Envolverlos en una manta

• Cambiarlos de posición

• Ponerles ruido blanco

• Mecerlos

De esta forma los bebés pueden gozar de menor riesgo de sobrepeso durante su primer año y también de un mejor sueño.

 

    Danos tu opinión