Foto: Thinkstock
Conoce los factores que podrían aumentan el riesgo de sufrir depresión.

Cómo reconocer la depresión en niños y adolescentes

(TODO BEBÉ).- La infancia es una de las etapas más felices en la vida de cualquier ser humano…o al menos así debería serlo. Si a simple vista notas que tu hijo no es feliz podría estar sufriendo depresión, de acuerdo al sitio de salud MedlinePlus.

La depresión es un problema muy grave, más aún si estos sentimientos han tomado el control de la vida del menor. Primero hay que saber que la depresión se puede describir como el hecho de sentirse triste o infeliz y la mayoría puede sentirse así de vez en cuando durante períodos cortos, explica la fuente.

Sin embargo, la depresión clínica es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período largo. Según las estadísticas, uno de cada cinco adolescentes sufre de depresión en algún momento, agrega.

Según la página especializada en salud, el riesgo de sufrir depresión puede aumentar dependiendo de estos factores:

•Los trastornos del estado de ánimo se dan en su familia.

•Experimenta una situación estresante en su vida como una muerte en la familia, divorcio de los padres, intimidación, ruptura con un novio o una novia o mal rendimiento en la escuela.

•Tiene baja autoestima y es muy crítico de sí mismo.

•Se trata de una niña. Las adolescentes tienen el doble de posibilidades de sufrir depresión que los varones.

•Tiene problemas para socializar.

•Presenta trastornos de aprendizaje.

•Tiene una enfermedad crónica.

•Tiene problemas familiares o problemas con sus padres.

Si tu hijo está deprimido, puedes identificarlo al observar algunos de los siguientes síntomas comunes. Cabe mencionar que si los síntomas duran 2 semanas o más, debes acudir al médico:

•Irritabilidad frecuente con brotes repentinos de ira.

•Mayor sensibilidad a la crítica.

•Quejas de dolores de cabeza, de estómago u otros problemas corporales.

•Retraimiento de personas como los padres o algunos amigos.

•No disfrutar de las actividades que por lo general le gustan.

•Sentirse cansado durante gran parte del día.

•Sentimientos de tristeza o melancolía la mayor parte del tiempo.

Observa también cambios en las rutinas diarias del niño como los cambios en el comportamiento y problemas en casa o en la escuela. Además quienes sufren de depresión también pueden padecer trastornos de ansiedad, hiperactividad, de bipolaridad y de alimentación, advierte el sitio de salud.

La mayoría de los niños o adolescentes se sienten deprimidos algunas veces por periodos cortos por lo que siempre deben sentir tu apoyo pues esto les ayuda a superar estos períodos de bajo ánimo.

Expertos recomiendan hablar con nuestros hijos con frecuencia preguntarles acerca de sus sentimientos. Si identificas depresión o sospechas de ella, debes brindarle ayuda profesional.  Tratar la depresión puede prevenir o retrasar episodios futuros.

Danos tu opinión