Foto: Internet
Con este método tu bebé se alimenta solito y ¡con sus propias manitas!

Alimentación libre de papillas

(TODO BEBÉ).-Una de las cosas que más amo en la vida es comer. Disfruto enormemente de comer saludable, de saber de dónde vienen mis alimentos, de preparar mi comida desde cero y saber que estoy nutriendo a mi cuerpo.

Desde el embarazo el tema de la comida fue crucial para mí (parte fundamental de haber llegado a la semana 37 en un embarazo gemelar fue por la disciplina que tuve en la alimentación), y sabía que quería inculcarle a mis hijas el amor por las frutas, las verduras, por lo sano, por la comida de verdad.

Cuando se acercó el momento de empezar con las papillas sabía que este proceso me iba a consumir mucho tiempo pues pensaba preparárselas de cero. También me estresaba un poco la logística de darle de comer a las dos al mismo tiempo. Pero tuve la suerte que una de mis amigas me contó cómo su hija, a partir de los seis meses (que es cuando generalmente se recomienda iniciar), empezó con alimentación complementaria libre de papillas. Se me abrieron los ojos de emoción, imaginarme sentada comiendo al mismo tiempo que mis hijas, algo que con las papillas hubiera sido imposible.

Me documenté sobre el tema y me pareció un método maravilloso. Para nada digo que las que empiecen con papillas estén haciendo mal. Simplemente el Baby Led Weaning (BLW), o alimentación complementaria guiada por el bebé, me parece un método autónomo y divertido que hace que el bebé desde muy chiquito experimente con sabores, texturas y colores de una manera que la papilla no se los permite. Es una forma también de respetarles sus gustos y preferencias desde muy pequeños. Con este método aprenden a controlar las cantidades y a decir no cuando ya no quieren. Comen lo que quieren y necesitan, así que es crucial dejar a un lado tus expectativas de lo que deben de comer.

La base de este método es que desde el inicio permitas que tu bebé se alimente solo.
¿Cucharas? Olvídalas, la experiencia es con las manos, batiéndose de pies a cabeza. Mis excepciones para darles con cuchara eran las sopas y algún puré.

Este método se ha convertido en un increíble aprendizaje. Ver cómo tu bebe agarra la comida sin tu ayuda (aunque siempre con tu supervisión), como empieza a decidir cuáles son sus platillos favoritos, cómo te pide más, o separa lo que no le gusta. Además el momento de la comida se hace en familia, lo ideal es siempre comer con ellos para que te vean e imiten. Al inicio ofreces alimentos blandos que sean fáciles de manipular con la mano y que puedan aplastarlos con la lengua contra el paladar.

¿Qué reglas seguí? Creo que la principal regla que tiene este método así como las papillas es el cero uso de sal (la sal y muy poca hasta la fecha se las introduje a mis hijas hasta el año). También por recomendación de mi pediatra evitamos miel, lácteos y frutos rojos hasta después del año. Evitamos también por riesgo de atragantamiento los frutos secos, frutos con hueso o semillas y verduras o frutas en crudo que fueran difíciles de masticar como la zanahoria. Todo lo demás y de verdad todo, huevos, mariscos, carne, pescado, verduras, frutas, crema de cacahuate, aceitunas, condimentos.

Es importante mencionar que al ser alimentación complementaria la leche sigue siendo el principal alimento de tu bebé hasta el año de vida. Así que no hay de que preocuparse que la mayoría de lo que coman seguramente va a terminar en el piso.

Hoy después de un poco más de un año de haber empezado con este método puedo decir que se volvió en un estilo de vida que me ha permitido gozar uno de mis más grandes placeres con mis hijas.

Por Sofía Sanchez de Tagle

Danos tu opinión