Foto: Thinkstock
Los investigadores concluyeron que el castigo físico se transmite de generación en generación.

Golpear a tus hijos podría causarles problemas mentales, según estudio

(TODO BEBÉ).- Cuanto más son castigados físicamente los niños, más probabilidades tienen de desarrollar problemas de salud mental advierte un nuevo estudio, informó el portal de noticias de Orlando News 6.

Incluso las nalgadas han sido relacionadas con la agresión, el comportamiento antisocial y las dificultades cognitivas de los menores, según la investigación realizada con datos recolectados durante un período de 50 años en la Universidad de Texas en Austin y la Universidad de Michigan.

Para dicho estudio, sobre los secuelas asociadas con las nalgadas, se involucraron más de 160mil niños.

Los resultados revelaron que, los adultos que fueron castigados físicamente durante su infancia, exhibieron comportamiento antisocial, problemas de salud mental y tendían a hacer lo mismo con sus propios hijos.

Los investigadores concluyeron que el castigo físico se transmite de generación en generación.

Por su parte, la UNICEF publicó en un informe del 2014, que el 80 % de los padres en todo el mundo golpean, o han golpeado a sus hijos alguna vez.

Además no hay evidencia clara de los efectos positivos de las nalgadas, pero si del riesgo que podría dañar el comportamiento y desarrollo de los niños, asegura la profesora asociada de desarrollo humano y ciencias de la familia, Elizabeth Gershoff.

“Nosotros como sociedad pensamos en azotes y abuso físico como comportamientos distintos”, dice la profesora. “Sin embargo, nuestra investigación muestra que la nalgada está vinculada con los mismos resultados negativos de los niños como el abuso, sólo a un grado ligeramente menor”.

Recientemente los Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) también publicaron un informe donde pedían reducir el abuso físico infantil a través campañas de participación pública y educación para reducir este hábito de muchos padres.

“Esperamos que nuestro estudio pueda ayudar a educar a los padres acerca de los posibles daños de las nalgadas y pedirles que prueben formas positivas y no punitivas de disciplina”, dicen los investigadores.

Danos tu opinión