Foto: Flickr
Considerado como uno de los utensilios más peligrosos de la cocina.

Estos son los alimentos que no deberías calentar en el horno microondas

(TODO BEBÉ).- Ideal para calentar tu comida del día anterior, descongelar carnes o reavivar tu café, pero la liberación de toxinas es una de las razones por las que no deberías meter estos alimentos al microondas.

La cocina puede llegar a ser muy peligrosa. Los incendios ocurridos en la cocina son culpables de más de 400 muertes al año y más de mil millones de dólares en daños anualmente, según WFTV.

Uno de los utensilios más peligrosos es el horno de microondas, por lo que te dejamos un listado de los alimentos que no debes meter nunca a este horno:

Leche. Se pierden la mitad de los nutrientes y vitaminas. Además, no es recomendable calentar el biberón ya que puede calentarse de manera desigual y el bebé podría quemarse.

Arroz. Las altas temperaturas son enemigas del arroz, ya que le quitan nutrientes y propiedades saludables.

Frutas. Podría arruinar el microondas. Las uvas por ejemplo, pueden explotar en el “micro” e incendiarse.

Bolsas de papel. Estas pueden liberar toxinas que pueden incendiarse.

Recipientes de comida para llevar. Si la caja tiene cualquier componente de metal (como las agarraderas de las cajas de comida china), pueden incendiarse dentro del microondas.

Botes de yogurt o mantequilla. Estos recipientes de plástico están destinados a tener un solo uso, por lo que no soportan las altas temperaturas. Pueden derretirse y liberar químicos hacia la comida.

Huevos. Si necesita cocer huevos, hágalo en la estufa, pues la temperatura del horno de microondas solo los reventará.

Poliestireno. Algunas personas calientan vasos o cajas de este material por curiosidad. El consejo es: “nunca lo hagas”.

Vajillas con metal. El material principal puede ser otro pero mientras tenga cualquier detalle, adorno o borde de metal, no puede ir al microondas.

Salsas o dips sin tapa. Si se calienta este tipo de condimentos sin cubrirse adecuadamente (aunque sea con una toalla de papel), explotarán y harán un desastre.

Recipientes de plástico. Algunos incluyen una leyenda que indica que pueden utilizarse en el horno de microondas, pero si no la tiene, no se arriesgue.

Chiles. Pueden incendiarse y además, al abrir la puerta para sacarlos, el calor puede hacer que liberen químicos que irritarán fuertemente sus ojos.

Termos o tazas de acero inoxidable. Nada de metales en el microondas, ¿recuerdas? Además, este material evitará que el contenido se caliente y lo único que recibirá el calor es el recipiente en sí, lo que dañará a éste y al horno.

Carne congelada. Se sugiere descongelar la carne pasándola al refrigerador y dejándola ahí toda la noche. Si esto se hace con el microondas, el calor puede no llegarle de manera uniforme y no cocinarse bien, permitiendo el crecimiento de bacterias.

Papel aluminio. Nada de metales, así que hay que tener cuidado de quitarlo totalmente de un plato o recipiente, pues este material puede incendiarse.

Además de los anteriores, no es aconsejable meter papeles ni metales, utensilios o incluso prender el horno sin haber colocado algo en su interior. El último es sumamente peligroso, pues al no haber nada que absorba el calor, puede dañarse o incendiarse.

Es bueno saber qué envases y productos son “microwave safe”, que si están adaptados para calentarse en el microondas.

Danos tu opinión