Foto: Pixabay
Para ellos representa más que un simple juguete.

Cinco razones por las que tu hijo ama su muñeco de peluche

(TODO BEBÉ).-Estos acolchonados compañeros, brindan a los niños una experiencia de tacto suave en los bebés, lo que les provoca una sensación de bienestar y tranquilidad que ayuda a regular la presión arterial, según un estudio.

Como compañero, un muñeco de peluche ayuda a los niños a enfrentar lo desconocido, a soportar las cosas desagradables; además les brinda una conexión simbólica con el hogar y le ayuda a ser independiente, afirma el estudio de la Fundación Posibilidades para los Niños a través del Juego.

Citando a la fuente, esto es lo que significan los peluches en la vida cotidiana de un niño:

1. Apoyo emocional a la hora de ir a la cama. Desde el punto de vista subjetivo el peluche les da seguridad: “lo necesito para abrazarlo durante la noche porque tiene que cuidarme”, según Tom, de 5 años.

2. Consuelo cuando las cosas van mal. Algunos padres describen como los sus hijos abrazan a su oso de peluche cuando las cosas van mal para ellos.

3. Seguridad. La compañía del peluche es indispensable en los viajes o salidas lejos del hogar. Los peluches a menudo también están presentes en actividades tales como las visitas al médico o ir a inscribirse a la escuela.

4. Mejorar las cosasLos niños disfrutan los buenos momentos de mimos con su compañero de “descanso” a la hora del almuerzo o se reconfortan con ellos luego de un día estresante. 

5. Para jugar. Los niños en edad preescolar frecuentemente manejan las experiencias cotidianas a través de la dramatización o la simulación. Los cuidan, alimentan, cobijan, les cuentan secretos y, en ocasiones quieren que al igual que ellos sigan reglas como “lavarse las manos” o “ir a la cama”.

El osito de peluche no es solo un juguete para tu hijo, lo asocia con la protección de la familia, la seguridad y la confianza, agrega el estudio.

Tu pequeño podría refugiarse en su osito en las situaciones difíciles, por lo que no estaría mal conseguirle uno si no lo tiene aún.

Y tu hijo, ¿lleva su oso de peluche a todos lados?

Danos tu opinión