Foto: Thinkstock
Aunque se encuentra protegido por la placenta, la nicotina la atraviesa y causa daños en su sistema nervioso, advierten.

Cómo el humo del cigarrillo afecta al feto

(TODO BEBÉ).- Estudios han demostrado que cuando tienes adicción permanente al cigarrillo y quedas embarazada corres el riesgo de provocar daños al bebé, informó Salud 180.

Aunque se encuentra protegido por la placenta, la nicotina la atraviesa y entra en contacto con el sistema nervioso del feto. Cabe mencionar que los daños son causados por el humo de primera y segunda mano, es decir, aunque no seas la fumadora directa el cigarro afecta seriamente a tu bebé, añade la fuente.

Bajo peso al nacer o un parto prematuro son algunos de los problemas que podrían afectar a tu hijo. Citando a la fuente, estos son los efectos que podría producir el humo del cigarrillo en el feto:

  • En el primer trimestre. Esta es la etapa decisiva del embarazo, donde se empieza a formar un ser humano y se puede aumentar el riesgo de presentar malformaciones congénitas:

“Algunos estudios epidemiológicos han mostrado un mayor riesgo para fisuras orales (labio y paladar hendido) y malformaciones cardiacas, en hijos de mujeres fumadoras”, afirma Guadalupe Ponciano, coordinadora de la Clínica contra el tabaquismo, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

  • En el segundo trimestre. La posibilidad de un aborto espontáneo o parto prematuro aumentan; su crecimiento se vuelve más lento, como respuesta a la inhalación de nicotina y monóxido de carbono del humo del tabaco. 
  • Alteraciones en la talla (tienden a ser más bajos).
  • Efectos en el proceso de aprendizaje. (Retraso de entre 3 y 5 meses en el desempeño de habilidades escolares).

Dejar el hábito del cigarrillo no es sencillo para muchas futuras madres que han fumado durante muchos años y son adictas a la nicotina. Esta se convierte en una batalla difícil de librar porque su cuerpo requiere de esta sustancia.

El director de la Clínica de Tabaquismo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), Raúl Sansores, advierte que el tabaquismo es una enfermedad.

“El fumador es un enfermo. Es un padecimiento que es más fácil definir como un síndrome de daño multisistémico, asociado con la adicción a la nicotina, por lo tanto se requiere de una intervención terapéutica, aun cuando nadie, en forma específica o personal, reclame o pida tal tratamiento”, explica Sansores en su artículo.

Si al intentar dejar de fumar te das cuenta que te resulta complicado hacerlo, pide ayuda profesional.

Danos tu opinión