Foto: Thinkstock
Deberíamos todos los días de darles esas dosis de vitamina “Verde”.

Los niños necesitan una dósis de naturaleza

(TODO BEBÉ).- Cada día nuestros hijos tienen menos oportunidades de conectarse con el medio ambiente. Si pensáramos en los efectos tan beneficiosos que tiene el contacto con la naturaleza en su desarrollo, pelearíamos porque hubiera más árboles, más flores, más jardines y hortalizas comestibles para ellos dice Sofía Sánchez de Tagle, nuestra amiga y colaboradora de TodoBebé. 

Organizaríamos marchas para que los centros de estimulación temprana fueran en un jardín y no a puertas cerradas y lucharíamos por que el tiempo al aire libre en las escuelas fuera mucho más extenso, agrega.

Si pensamos que la naturaleza es nuestro entorno más esencial y el lugar en donde podemos conectar con nuestro “yo interior”, deberíamos todos los días de darles esas dosis de vitamina “Verde”.

He tenido la suerte de pasar los primeros años de la vida de mis hijas en ciudades donde las actividades al aire libre son parte de mi día a día y noto los beneficios que les trae este contacto habitual con la naturaleza. No sólo veo que el estar afuera les fomenta la creatividad y la intuición, pero también promueve la actividad física, y les ayuda a que los periodos donde tienen que poner atención sean mayores.

Tristemente la vida en las ciudades y las prisas por llegar a las mil y un actividades que tienen nuestros hijos, hacen que perjudiquemos su ritmo natural de aprendizaje. La infancia es la etapa más mágica, libre de responsabilidades, llena de descubrimiento, sorpresa, curiosidad y luz y al alejarlos poco a poco de la naturaleza les estamos robando un poco de esa magia.

Cada vez veo más mamás y papás preocupados porque sus hijos no se mojen, no se ensucien, no se caigan. Ahora empiezo a entender porque tristemente muchos parques se han vuelto tan aburridos. Porque ahora en lugar de pasto, para que el niño pueda estar descalzo, ponen un piso especial para evitar caídas, no hay areneros porque el niño se puede ensuciar, ya no hay piedras porque el niño se puede pegar, y mucho menos encontraremos agua porque se pueden mojar. Y no se diga la invasión de la tecnología, esta sí que les esta robando a los niños el tiempo más sagrado.

Intentemos priorizar, los niños necesitan Vitamina V. Cambiemos actividades entre cuatro paredes por un paseo en el bosque, una escapada a la playa, una ida a la montaña, una visita al campo. Demos a nuestros hijos regalos que puedan usar al aire libre como cometas, pelotas, una lupa para encontrar bichos, un recipiente para guardar piedras, conchas e insectos.

Danos tu opinión