Foto: Thinkstock
A comparación de un niño con flora intestinal saludable el riesgo de triplica.

El asma y las alergias son predecibles en los bebés

(TODO BEBÉ).- Investigadores revelan lo importante de realizar intervenciones tempranas para mejorar la salud de la flora microbiana en los bebés y evitar que padezcan enfermedades en el futuro, según la revista Padres e hijos.

Sus primeros días de vida son fundamentales para la salud a largo plazo de tu hijo. Los microbios y las bacterias que viven en el intestino de un bebé pueden afectar su sistema inmunológico y triplicar el riesgo de padecer asma o diversas alergias, agrega la fuente.

Investigadores de la UC de San Francisco junto con el Henry Ford Health System descubrieron el hallazgo. Señalan la importante necesidad de realizar intervenciones tempranas para mejorar la salud de la flora microbiana en los bebés y niños pequeños para así evitar que padezcan estas y otras enfermedades a corto o largo plazo, de acuerdo al estudio.

La investigación sugiere que existe un vínculo de un patrón particular de microorganismos en la flora intestinal de los bebés de un mes de edad con un riesgo de:

  • Desarrollar reacciones alérgicas a los dos años.
  • Padecer asma a los cuatro.

*A comparación de un niño con flora intestinal saludable el riesgo de triplica.

Los investigadores señalan que el ecosistema microbiano alterado (es decir, con tratamiento), produce moléculas que reducen la presencia de células inmunes que previenen las alergias.

Existe un tratamiento que logra reducir la presencia de células inmunes que previenen las alergias. Si se desarrollan tratamientos nuevos  y se administran a tiempo, muchos niños podrían salvarse de estas enfermedades. Cabe mencionar que la edad para diagnosticar y curar el asma es de entre los 6 y 7 años.

Asimismo, una intervención oportuna podría curar estas enfermedades pero si se puede alterar microbiota intestinal en las primeras etapas de vida se podrían prevenir, de acuerdo a la profesora de la UCSF, Susan Lynch. 

Aunque la investigación sigue en desarrollo pero es importante recordar que debemos cuidar la salud intestinal de nuestros hijos para prevenir enfermedades crónicas, agrega la revista.

Danos tu opinión