Thinkstock
Después de saber esto, no volverás a dejar tu toalla húmeda jamás...

La razón para lavar tu toalla de baño más seguido

(CLUB CURVAS).- Después de salir de la ducha, lo más placentero es secarse con una toalla suave y completamente limpia, sin embargo no es la razón más importante por la que tenemos que lavar más seguido las toallas de baño, informó BBC Mundo.

Según los científicos los gérmenes son el motivo, ya que las toallas que usamos para secarnos el cuerpo son un “caldo de cultivo”. Y el olor a húmedo es una mala señal: si una toalla huele mal, dicen los expertos, es que los microbios llevan rato creciendo en ella y es hora de meterla en la lavadora con urgencia, agrega la fuente.

Y es peor de lo que suena, por que tienen toda clase de hongos y bacterias: células de piel muerta, ácaros, secreciones salivales, anales y urinarias; otros gérmenes que pueden dispersarse desde el inodoro, sobre todo si tiras la cadena sin bajar la tapa, entre otros advierten.

Nuestro cuerpo reúne estas condiciones ideales para la vida de los microbios, por eso estamos cubiertos de microorganismos de pies a cabeza. Por esto, cuando nos secamos los depositamos en la toalla.

Aunque la mayoría de ellos probablemente no causará daños por ser de tu propio cuerpo, están allí y se multiplican muy rápido. Pero cuando las toallas son de uso compartido y el cuerpo se expone a los microbios de otras personas, todo cambia.

Según estudios realizados en hospitales confirman que las toallas y las sábanas, son vehículos de virus y bacterias. Si bien es cierto que no se compara con un casa, las toallas si son una preocupación. 

Según las encuestas, el  44% de las mujeres cambiaba sábanas y toallas una vez a la semana, pero 47% lo hacía dos veces al mes o menos, reveló la revista Women’s Health en 2015.

“No hay datos científicos para determinar con exactitud cuán frecuentemente debemos cambiar sábanas y toallas“, le dijo a la BBC la científica Sally Bloomsfield, experta en enfermedades infecciosas y consultora del Foro Científico Internacional de Higiene Hogareña (IFH).

Las bacterias pueden generar infecciones en la piel y una amplia gama de enfermedades. Para minimizar los riesgos, la científica Bloomsfield recomienda no compartir toallas, especialmente con las de nos secamos las manos, así como ningún otro producto de higiene personal.

Algunos expertos explican que la clave para poder usar de nuevo la toalla sin riesgos, es dejar secarla por completo entre uso y uso:

“Si logras secarlas por completo, no más de tres usos, ese es el máximo”, señala Philip Tierno, microbiólogo y patólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, a la publicación Business Insider.

Otros en cambio crees que la toalla debe ser lavadas después de cada uso:

“Si no es posible, hay que enjuagarlas bien inmediatamente después del uso y ponerlas a secar bien”, recomienda Bloomsfield.

Lavado para erradicar los microorganismos:

  • Con agua a 60 grados centígrados.
  • Detergentes que incluyan agentes blanqueadores basados en oxígeno.
  • Usar una pequeña dosis de vinagre blanco para prevenir el olor a húmedo y luego dar un segundo lavado con el jabón de ropa habitual.
  • Secarlas al aire libre

    Danos tu opinión