Thinkstock
Ocho estrategias simples para ser saludable en la madurez, según estudio.

Los hábitos saludables que debes adoptar durante tus veintes

(CLUB CURVAS).- Estudios muestran que el estilo de vida y las decisiones de salud que seguimos antes de los treinta años de vida, tienen un efecto drástico en cómo envejecemos, citando a The New York Times (NYT).

Se demostró que la mayoría de las personas que adoptaron costumbres saludables en sus veintes, eran saludables al llegar a la adultez. Incluso está relacionado con un riesgo menor de sufrir una enfermedad cardiaca en el futuro, de acuerdo con investigaciones de la Universidad Northwestern. 

Como expresa la fuente, un adulto joven enfrenta situaciones de estrés y presión que, podrían complicar su intento de adoptar una rutina saludable o incluso de pensar en la salud a largo plazo. Entre las horas de trabajo, problemas económicos, estres familiar y de pareja se va el día de alguien de veintitantos.

Como señala en NYT, desde el punto de vista del pánel de expertos, estos son los ocho hábitos saludables que deberías adoptar en tus veintes para ser saludable en la madurez:

1. Pésate a menudo. El peso tiende a aumentar a partir de los veinte y es más fácil deshacerse de un par de kilos que de nueve.

Citando a Susan Roberts, profesora de nutrición en la Universidad Tufts y cofundadora del programa de gestión de peso iDiet.

2.Aprende a cocinar. Esto te ahorrará dinero y te ayudará a comer más saludable. Debes concentrarte en aprender maneras sabrosas de añadir variedad a tu dieta incluyendo frutas y verduras. Tu objetivo debe ser desarrollar un patrón de comida balanceada, rica y económica que además te ayude a controlar tu peso..

Citando a Barbara J. Rolls, profesora y presidenta Cuthrie de Ciencias Nutricionales en Penn State.

3.Reduce tu consumo de azúcar. Eliminar las fuentes más comunes de azúcar como: bebidas azucaradas, cereales para el desayuno con azúcar añadida, y añadir azúcar de mesa a los alimentos.

La ingesta excesiva de azúcar se ha relacionado con obesidad y diabetes, lo que contribuye a las enfermedades cardiacas. El azúcar representa “calorías vacías” que no tienen ninguno de los nutrientes necesarios para una dieta equilibrada.

Citando a Steven E. Nissen, presidente de medicina cardiovascular en la Fundación Clínica Cleveland.

4.Muévete… los beneficios de una vida activa. Muchos no tienen tiempo para una rutina de ejercicios diaria, sin embargo hay que agregar actividad física encontrando una manera de realizar actividades durante 20 ó 3o minutos por día (pasear en bicicleta, caminar, etc.).

Citando a Walter Willett, presidente del Departamento de Nutrición de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

5.Come verde, mucho verde. Come muchos vegetales, disminuye la ingesta de comida chatarra y mantente activo. El truco es disfrutar tus comidas, pero no comer demasiado ni muy a menudo.

Citando a Marion Nestle, profesora de nutrición, estudios alimenticios y salud pública en la Universidad de Nueva York.

6.Controla tus porciones.  El consejo es no eliminar grupos alimenticios completos, sino practicar el control de porciones.

El control de porciones no significa que comas porciones pequeñas de todos los alimentos, sino de lo contrario. Está bien comer porciones grandes de comidas saludables como frutas y verduras. De lo contrario, elige porciones más pequeñas de comidas poco saludables como dulces, alcohol y alimentos procesados.

Citando a Lisa R. Young, profesora adjunta de nutrición en la Universidad de Nueva York.

7.Adopta una rutina de ejercicio para después de los fines de semana. Si acostumbras beber y comer en exceso algunos días en especial, asegúrate de ejercitarte más para deshacerte de esas calorías adicionales ingeridas de viernes a domingo.

Citando a Barry Popkin, profesora de nutrición mundial en la Universidad de North Carolina en Chapel Hill.

8.Encuentra un empleo que ames. La vida laboral en tus veinte puede afectar tu salud mental, según investigaciones de la Universidad Estatal de Ohio. Es más probable que la gente que es menos feliz en su empleo sufra depresión, estrés, problemas de sueño y que tengan un puntaje total más bajo de salud mental, advierte.

Esa pasión puede mantenerte motivado, ayudarte a encontrarle sentido a la vida y aumentar tus expectativas en torno a tu futuro. A su vez eso hará que te involucres más en la vida y en comportamientos más saludables, lo cual brindará beneficios a largo plazo para tu bienestar.

Citando a Hui Zheng, profesor adjunto de sociología y salud poblacional de la Universidad Estatal de Ohio.

Danos tu opinión