Thinkstock
Todas las personas mayores de 6 meses deben recibir la vacuna cada año, advierten los CDC.

Razones para vacunarte contra la influenza si estás embarazada

(CLUB CURVAS).- Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) explican que, recibir la vacuna anual de la influenza durante el embarazo no solo protege a la madre, sino también al recién nacido, informó El Diario. 

Las mujeres embarazadas son casi 6 veces más propensas a morir por gripe estacional que otras personas; a pesar de esto, los índices generales de vacunación, incluidas las embarazadas, permanecen por debajo del objetivo, advierten expertos de la Fundación Nacional de Enfermedades Infecciosas (NFID) y los CDC.

Todas las personas mayores de 6 meses deben recibir la vacuna cada año, sobre todo las mujeres en estapa de gestación, advierten los CDC en la Semana Nacional de Vacunación contra la Influenza (del 4 al 10 de diciembre). De acuerdo con la fuente, estas son las razones para que la futura mamá se vacune:

1. Las nuevas mamás necesitan protección adicional. Debido a los cambios a los que se somete al sistema inmunológico, al corazón y a los pulmones que implica el embarazo; embarazadas y nuevas madres, son más propensas a enfermarse gravemente. 

2. Podría proteger a los recién nacidos. Los recién nacidos son mucho más vulnerables a la influenza, en parte porque se supone que los bebés no pueden recibir la vacuna hasta que tienen por lo menos 6 meses de edad, indica la doctora Patricia N. Whitley-Williams, M.D., vicepresidente de NFID.

Sin embargo, las mujeres que reciben la vacuna cuando están embarazadas podrían transmitirle la inmunidad al feto, de manera que el niño nazca con un poco de protección.

3. Puede prevenir los partos prematuros. Enfermarse de influenza durante el embarazo aumenta el riesgo de un parto prematuro, que puede ser dañino para el bebé. Pero las investigaciones recientes sugieren que recibir la vacuna durante el embarazo puede reducir ese riesgo.

4. La vacuna es segura para las madres. Los efectos secundarios en las mujeres embarazadas son, por lo general, leves e iguales a los que se presentan en los demás: dolor, enrojecimiento o hinchazón en el sitio de la inyección, así como desmayos, fatiga, fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y náusea.

Entre el 2010 y el 2012, la vacuna disminuyó a la mitad el riesgo de que las mujeres embarazadas contrajeran la influenza, según un estudio del 2013 que se publicó en la revista científica Clinical Infectious Diseases.

Danos tu opinión