Thinkstock
Al igual que los adultos, los niños necesitan actividad física la mayoría de los días de la semana.

Cómo controlar el exceso de peso de tus hijos

(TODO BEBÉ).- Comer demasiado y no hacer suficiente actividad física pueden llevar al sobrepeso y a problemas de salud relacionados que pueden afectar a tu hijo el resto de la vida, explica en su sitio web el Instituto Nacional de Diabetes y Rnfermedades Digestivas y Renales (NIH, por sus siglas en inglés). 

Podemos ayudar a que nuestros hijos y el resto de la familia, aprendan hábitos de alimentación saludable y de actividad física, agrega. 

¿Mi hijo tiene exceso de peso?

Debido a que no todos los niños se desarrollan al mismo tiempo, es un tanto difícil saber si un niño tienes kilos de más. Consulta a tu médico para que le mida la estatura y el peso, y estén completamente seguros.

¿Cómo puedo ayudarlo?

El NIH recomienda que animemos a toda la familia a desarrollar hábitos de alimentación saludable y actividad física, practica que beneficia a todos y no aísla al niño con sobrepeso. Es importante recordas que no debemos someter a nuestros pequeños a un régimen de alimentación o dieta para perder peso a menos que un profesional de la salud le diga que lo haga.

Dicho instituto explica que debemos apoyar a nuestros: Con frecuencia lo que sienten o piensan los niños de sí mismos está basado en lo que se imaginan que los padres piensan de ellos. Asimismo, es más probable que un niño se acepte y tenga autoestima cuando los padres lo aceptan tal como es.  Es importante saber que debemos esuchar cualquier ansiedad o preocupación que tenga tu hijo con relación a su peso.

Hábitos de alimentación saludable

Compra y sirve más frutas y vegetales (frescos, congelados, enlatados o secos). Deja a tu hijo escoger cuáles quiere en el mercado.

Estas son algunas ideas saludables para la merienda sugeridas por el NIH:

  • Fruta fresca (cualquier fruta fresca de temporada)
  • Fruta enlatada en su propio jugo o en un almíbar “lite”
  • Cantidades pequeñas de frutas secas como pasas, manzanas o ciruelas
  • Vegetales frescos como las zanahorias, pepinillos o calabacines cortados en trozos
  • Cereal integral de bajo contenido de azúcar con leche o yogur bajo en grasa o sin grasa.

Los niños menores de 4 años pueden ahogarse con alimentos pequeños, redondos, pegajosos o difíciles de masticar como pasas, uvas enteras, vegetales duros, trozos duros de queso, nueces, semillas y palomitas de maíz.

Puedes servirles algunos de estos alimentos si toma ciertas precauciones como cortar las uvas en pedazos pequeños o cocinar y cortar los vegetales. Siempre vigile a los niños pequeños mientras comen, advierte la fuente. 

Promueve el ejercicio

Al igual que los adultos, los niños necesitan actividad física la mayoría de los días de la semana. Aqui una lista de cómo puedes hacerlo:

  • Desalienta los pasatiempos sedentarios
  • Fija un límite de tiempo en el que su familia pueda ver televisión, jugar videos o estar frente a la computadora.
  • Ayuda a tu hijo a encontrar cosas divertidas que pueda hacer además de ver televisión.
  • Anima a tu hijo a levantarse y moverse durante los comerciales de la televisión y no permitas que coma bocaditos mientras la mira.
  • Sé un modelo positivo para tus hijos. Los niños aprenden con mucha rapidez y a menudo imitan lo que ven.
Mira estas excelentes ideas de actividades físicas divertidas que harán que tus hijos se olviden de la tecnología por un rato. Al término de actividades como estas, estará tan hambirentos y sedientos que disfrutaran un rico plato lleno de vegetales y agua natural sin pretextos:
  • Montar en bicicleta (asegúrese de que use un casco).
  • Treparse en el resbaladero o mecerse en los columpios.
  • Saltar la soga o la cuerda.
  • Jugar a la rayuela (tángara, peregrina o avión).
  • Hacer rebotar una pelota o jugar básquetbol o fútbol.
  • Jugar a la pega o a las escondidas.

Mamá, cada caso es distinto. Busca ayuda adicional, píde a tu médico información sobre la alimentación saludable, la actividad física y el control de peso. Tal vez le pueda referir a otros profesionales de la salud que trabajen con niños con exceso de peso, tales como dietistas registrados, psicólogos y fisiólogos del ejercicio, sugiere el NIH. 

    Danos tu opinión