Consejos para dejar de fumar cuando estás embarazada
Déjalo ahora, nunca es demasiado tarde.

Consejos para dejar de fumar cuando estás embarazada

(TODO BEBÉ).- Seguramente ya sabes que fumar durante el embarazo es muy malo. Pero quizás te está costando mucho dejar el cigarrillo. Sin embargo, definitivamente vale la pena: así reduces la probabilidad de tener un bebé prematuro, con bajo peso o que pueda fallecer después del parto. Incluso si ya estás en el tercer trimestre de gestación estás a tiempo para evitar un daño mayor.

Por lo menos un 13% de las embarazadas en EE.UU. ha fumado durante la gestación, lo que es muy preocupante para las autoridades de salud de ese país. En toda Latinoamérica, a veces ese porcentaje es aun mayor. Hay médicos que ayudan a dejar de fumar a sus pacientes con solo hacer un seguimiento a los hábitos de la embarazada, aunque muchas le mienten a su doctor.

Según la organización estadounidense March of Dimes, el cigarrillo duplica el riesgo de que se produzcan complicaciones de la placenta (que suelen ocurrir en alrededor del 1 por ciento de los embarazos). Dos de las complicaciones más comunes son la placenta previa, cuando la placenta se ubica en una posición muy baja en el útero y cubre parte o todo el cuello, y el desprendimiento de la placenta, en la que la placenta se separa de la pared uterina antes del parto.

Nosotros en TodoBebe.com queremos ayudarte a que cuides la salud de tu bebé y la tuya. Tenemos algunos consejos que esperamos te sirvan:

  • No le mientas a tu médico. Sólo te estás engañando a ti misma y estás le impidiendo a tu doctor que te brinde el mejor cuidado.
  • Date cuenta de los daños que produce el cigarrillo. Además de producir cáncer y complicaciones cardiacas, fumar está relacionado con varias complicaciones del embarazo y le puedes hacer un daño irreparable al bebé.
  • Encuentra a alguien que te apoye. Puede ser una amiga, tu pareja, algún colega en el trabajo. Lo importante es que juntos traten de dejar de fumar y se apoyen mutuamente. Cuando sientas que vas a volver al “vicio”, llama a quien te apoya, para que te recuerde por qué estás haciendo este esfuerzo y te dé fuerzas para seguir adelante.
  • Para combatir la ansiedad, prefiere el ejercicio. Una simple caminata de 15 minutos ayuda a relajar las tensiones y contribuye a tu salud. O ten contigo alimentos como nueces, zanahorias, apio o galletas secas para reemplazar el impulso de tener un cigarrillo en la boca.
  • Pídele a quienes te rodean que no fumen en tu presencia. Más allá de la tentación que significa para ti, también estarás protegiendo a tu bebé del humo del cigarrillo, que contiene más de 2.500 productos químicos.

Finalmente, trata de que este estilo de vida más sano continúe después del embarazo. No fumes una vez que haya nacido tu bebé, ya que perjudicas su salud. Tanto la madre como el padre deben abstenerse de fumar en el hogar y pídele a las visitas que hagan lo mismo. Los bebés expuestos al humo de cigarrillos sufren más enfermedades respiratorias e infecciones del oído que los demás. También hay estudios que muestran una mayor incidencia de muerte súbita entre los bebés que son hijos de fumadores.

Danos tu opinión