Holding Tight
Desafortunadamente la violencia doméstica o violencia de género es algo prevalente en la vida de muchas familias. Te explicamos qué es y te damos teléfonos dónde puedes pedir ayuda.

Violencia doméstica: identifícala y pide ayuda

(TODO BEBÉ).- Desafortunadamente la violencia doméstica o violencia de género es algo prevalente en la vida de muchas familias. Afecta a familias de todas las razas, niveles económicos y procedencias.

Definimos este tipo de violencia como el control y acoso que ejerce una persona encima de otra y que le hace temer por su bienestar y seguridad. La violencia no tiene que ser necesariamente física. Hay muchas formas en que puede manifestarse este patrón de comportamiento de acoso y control:

  • Físico: causar o probar de causar daño físico y/o una enfermedad (previniendo el acceso a los recursos necesarios para mantener la ). Estos ataques pueden incluir bofetadas, patadas, empujones, mordeduras, etc.
  • Sexual: forzar a una persona a tener relaciones sexuales u otro tipo de contacto sexual contra su voluntad.
  • Psicológico: generar miedo en la víctima, probar de aislarla de familiares y amigos, de la escuela o el trabajo.
  • Emocional: minimizar el de la persona o su sentimiento de valor personal.
  • Económico: hacer o probar de hacer a la víctima dependiente a nivel económico.
  • Legal: amenazar con tomar acciones legales referentes a la situación legal de la persona (específicamente con temas de inmigración).

La violencia doméstica tiene impacto negativo en todos los integrantes de la familia, incluyendo los niños, hasta los más chiquitos. En los adultos, la violencia de género puede causar , ansiedad, baja autoestima, dificultad de concentración, dificultad para trabajar y problemas de dormir entre otros. En los niños las consecuencias son igual de devastadoras y pueden incluir factores emocionales (tristeza, vergüenza, confusión, miedo, ira), de comportamiento (, pasividad, rehusar ir a la escuela), social (aislarse de amigos, dificultad controlando sus , agresión hacia otros) y físicos (dolores de cabeza, de estómago, cansancio, regresiones).

Algunos estudios creen que el patrón de violencia se manifiesta de forma cíclica (va pasando una y otra vez), comenzando por una tensión que se desarrolla (debido a una discusión, sospechas, acusaciones), seguido por una etapa de abuso (ya sea con violencia, insultos) y una etapa de “luna de miel” donde el abusador pide disculpas y hace promesas que no puede cumplir. El ciclo desafortunadamente vuelve a repetirse.

Ayuda en Estados Unidos

Muchas mujeres inmigrantes en Estados Unidos tienen miedo que pedir ayuda pueda descubrir una situación legal que no quieren que se conozca. La ley en Estados Unidos protege a las personas que sufren abusos bajo la ley VAWA (por sus siglas en inglés Violence Against Women Act) y pueden tener opción a la Visa U (para personas no ciudadanas que han sido víctimas de violencia). Para más información, llama a la línia de información gratuita 24 horas 1800-799-7233 y pide ser atendida en Español si es necesario.

Todos los integrantes de la familia necesitan ayuda para combatir la violencia doméstica y cada situación debe evaluarse de forma individual para ver cuál es la mejor solución. Lo más importante es proteger tu seguridad y la de tus hijos. Por eso, es muy importante planear para tu seguridad.

Si en algún momento te sientes con temor por tu seguridad o la de tus hijos, llamen a teléfono de emergencia (en los Estados Unidos este teléfono es el 911). Enseña a tus hijos también a llamar al teléfono de emergencia en caso de una urgencia. Es aconsejable mantener todos tus documentos importantes y una copia de las llaves de tu casa y tu carro en un lugar seguro y cercano a ti en todo momento. Mantén monedas para hacer una llamada de urgencia contigo en todo momento. Planea con alguien cómo reaccionarías y cómo escaparías en una situación de emergencia.

Te recomendamos que llames al número gratuito en Estados Unidos de ayuda a víctimas de violencia doméstica para evaluar qué es lo mejor que puedes hacer para protegerte a ti y tu familia. El teléfono gratuito es el 1-800-799-SAFE (7233). Hablar con un especialista en violencia doméstica puede ayudarte a evaluar cuál es la mejor manera de actuar para tu seguridad y la de tus hijos. Si tú o alguien que conoces están pasando por esta situación, recuerda que existe ayuda y que es importante accederla cuanto antes. Llama al número gratuito 1 800-799-7233 24 horas al día, todos los días de la semana y pide por un intérprete en español si lo necesitas.

Ayuda en otros países

Si no estás en Estados Unidos, contacta con un asistente social en un hospital público, tu doctor o con la policía. Si estás en una urgencia, puedes llamar al número de emergencia de tu país.

En México, puedes pedir ayuda a Origen Línea Pro Ayuda a la Mujer, A.C: 1-800 01 516 17 o al Teléfono de Emergencia de Asistencia a Víctimas de Agresión Física y Sexual- Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH) Teléfonos: (044)5531367482 y (044) 5529392167 (Atención telefónica las 24 horas.).

En España, te puede auxiliar la Agencia de Asistencia a Víctimas de Agresión Física y Sexual- Oficina de asistencia a las víctimas: Servicios Sociales de su Ayuntamiento (Teléfonos: 900 22 22 92 y 96 369 50 37).

En Chile, si marcas el 149, conseguirás ayuda si eres víctima de violenca intrafamiliar. La comunicación telefónica es gratuita y se puede hacer desde teléfonos fijos o móviles.

Si vives en Argentina, obtendrás apoyo en el Servicio Público de Asistencia Integral a la violencia doméstica y sexual contacto telefónico con la línea Te Ayudo 0 (800) 666-8537 o pedir turno para entrevista al 4867-0163 (gratuito) todos los días, durante las 24 horas.

En Venezuela, el Servicio 0800 Mujeres (0800-6853737) es confidencial, gratuito y de cobertura nacional. Atención telefónica dirigida especialmente a mujeres que son víctimas de maltrato o violencia doméstica.

Recuerda que no estás sola y que la ayuda está a tu alcance.

NOTA: Esta información es para fines educativos solamente y no reemplaza una consulta médica o psicológica. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o de comportamiento sino consultar a algún médico o profesional de salud mental que te examine en persona y que esté autorizado para practicar su profesión en la localidad donde vives.

    Danos tu opinión