Ya soy mamá... ¿Regreso o no a trabajar?
Si te sientes feliz y realizada, tu hijo, tu pareja y tu jefe estarán satisfechos contigo. Decídete.

Ya soy mamá... ¿Regreso o no a trabajar?

(TODO BEBÉ).- Retomar el empleo después del bebé, es una desición muy complicada. No hace mucho él estaba dentro de tu vientre e iba contigo a todo lugar, por lo que la separación puede ser dolorosa.  No existe una fórmula para brincarte ese paso y seguir adelante con tu vida laboral sin preocupaciones. Sin embargo debemos tener en cuenta lo que implicará la desición que tomemos. Primero, debes responderte las siguientes preguntas:

¿Puede sobrevivir mi familia con un solo salario?… toma unos minutos para pensar también en ti, ¿Te hará feliz dejar tu vida laboral para estar en casa? No hay respuestas buenas ni malas, solo debes de tomarte un tiempo para analizar tus necesidades y las de tu familia.

Algunos expertos en desarrollo temprano creen que nada puede sustituir el amoroso cuidado de una madre, mientras que otros lo contradicen y creen que lo que importa es la calidad del cuidado y no que tipo de cuidado sea, siempre asegurandonos de que el niño reciba toda la estimulación y el afecto que necesita.

 ¡Quiero regresar!. El aislamiento es una de las mayores desventajas que implica el no regresar al trabajo. Si eres muy social y estás acostumbrada a interactuar con otros adultos con tus mismos intereses, el cambio podría causarte depresión.Si tu carrera o trabajo han sido parte importante de tu vida, podrías sentir una pérdida de tu identidad.

Realizar el día entero quehaceres domésticos puede resultar un tanto frustrante, quizás te resulte difícil sentirte realizada o satisfecha. Además es prácticamente imposible encontrar tiempo para dedicarlo a ti.

También es posible que te preocupes pensando en cómo podrás volver al mundo laboral en el futuro. Y aunque vas a ahorrar mucho dinero en guardería, quedarse en casa puede ser una decisión complicada a nivel económico. Muchas familias en las que sólo un padre trabaja necesitan ser muy cuidadosas a la hora de planear y administrar su presupuesto.

No regreso, me quiero quedar en casa. De esta manera estarás supervisando directamente el cuidado de tu bebé, y asegurándote de que crece en el entorno que tu decidas.  Además, podrás maravillarte con todos sus logros; lo cual es muy gratificante. A nivel económico, para algunas familias resulta más barato que uno de los dos padres se quede en casa con el bebé, a pagar una guardería o una niñera. El quedarte en casa reduce tu nivel de estrés, te da más tiempo con tus hijos y te permite llevar tu casa y tu vida familiar con más tranquilidad. Muchos padres deciden que uno de los dos no va a trabajar después de haber intentado equilibrar el trabajo y la familia sin éxito.

Mas opciones. Hay opciones de llegar a un punto medio para empezar poco a poco, como empleos que te permiten trabajar desde casa y no descuidar al bebe.

Además, existen técnicas que son útiles y sencillas para la toma de decisiones, como el esquema que es conocido como cuadro de Descartes. Su función es ayudar a analizar una situación o problema respondiendo a las 4 preguntas que se formulan. Aquí te dejamos el link para que puedas realizar el test y que logres tomar la mejor decisión.

Ya sea en casa o trabajo, una mujer satisfecha y realizada, sin duda hará un mejor papel en los roles que tenga.

¿Qué decidirás tú?

    Danos tu opinión