VIDEO: Cinco tips de para evitar el estreñimiento y el reflujo
Una madre desesperada escribió a nuestra nutricionista para saber cómo evitar que su bebé siga constipado. Además, su niño parece tener reflujo. Lee aquí cómo tratar estos problemas. También te dice qué alimentos evitar cuando amamantas a tu bebé.

VIDEO: Cinco tips de para evitar el estreñimiento y el reflujo

(TODO BEBÉ).- Una madre desesperada escribió a nuestra nutricionista para saber cómo evitar que su bebé siga constipado. Además, su niño parece tener reflujo. Lee aquí cómo tratar estos problemas.

Pregunta:

Mi bebé tiene 7 semanas y sufre de gases y hace popó con mucha dificultad. Fuera de eso, él todo el día se estremece, puja, su carita se le pone roja y hace mucha fuerza. No llora, pero su expresión, lo hace estremecer a uno. Lo llevamos donde el pediatra y al principio decía que eran gases acumulados. Pero lo que nosotros veíamos, no sólo eran gases y era algo más. Le enviaron un examen por dentro para ver su funcionamiento. Todo salió bien, lo único diferente es que un ácido o liquido se le sube y se le baja y el bebé trata de vomitar. Por eso es el problema.

Los médicos dicen que con el tiempo se quita, pero da tristeza ver a mi hijo sufrir con eso. ¿Uds. piensan que puede ser otra cosa? ¿Qué puedo hacer? También quiero saber si algún alimento mío sea malo para mi bebé y si hay algún tipo de examen para saber si mi leche es mala por alguna razón.

Respuesta:

Se puede pensar que el niño sufre de constipación, estreñimiento o estitiquez por el relato de “hace popó con mucha dificultad”. La constipación se caracteriza por una disminución en la frecuencia de movimientos intestinales con deposiciones de mayor consistencia, siendo necesario realizar un esfuerzo para el paso de las heces por el recto y ano que puede provocar dolor. Sin embargo, esta condición es muy rara en el lactante alimentado con leche materna ya que ésta tiene un efecto laxante suave. El niño alimentado con pecho en forma exclusiva tiene deposiciones blandas y son más frecuentes durante los primeros meses de vida.

La constipación generalmente se produce al momento de incorporar alimentación sólida o al usar fórmulas lácteas artificiales (se reduce la ingesta de líquidos, de fibra alimenticia y los alimentos suelen ser muy concentrados). Otra posibilidad es que el niño presente alguna patología de tipo orgánica. El médico será quien estudie este último aspecto aclarando la situación.

Por otro lado, lo más probable es que los gases acumulados sean provocados por sustancias presentes en la leche materna. Es importante evitar el consumo de alimentos flatulentos y/o irritantes como legumbres, coles, cebolla, choclo, cafeína, ajo, comino, etc. Te recomiendo revises el artículo de la sección Criando, el cual aporta más información que puede ayudarte para aclarar aún más el panorama.

Por último, lo que describes como un líquido ácido que sube y baja y el bebé trata de vomitar, es una afección llamada reflujo gastroesofágico. Se permite el retorno involuntario y frecuente del contenido gástrico hacia el esófago que puede llegar a alcanzar la boca. Existe una falla en diversos mecanismos que incluyen el esófago distal y la unión entre el estómago y el esófago (unión gastroesofágica). Puede deberse a una baja presión del esfínter gastroesofágico (anillo muscular que cierra y separa el esófago del estómago) o a un inadecuado soporte alrededor de éste mismo. En el lactante menor el reflujo se ve favorecido por la ausencia de esófago intra-abdominal de longitud adecuada, debilidad de los mecanismos de sostén, un diafragma delgado y un esfínter G.E. que no tiene la extensión ni los niveles de presión que logra alrededor del año de vida.
Todos los lactantes presentan un reflujo leve que va desapareciendo en la medida que el niño crece. Sólo un tercio de los niños con reflujo presenta una sintomatología importante como para consultar un médico.

Necesitan investigación médica aquellos casos que presentan:

  • Mal incremento ponderal
  • Episodios de regurgitación con sangre
  • Síntomas respiratorios asociados como aspiración broncopulmonar, síndrome bronquial obstructivo a repetición, apnea, etc.

El tratamiento busca disminuir los factores favorecedores del reflujo. Es importante considerar: la técnica alimentaria con adecuada posición durante y después de la alimentación, un adecuado manejo de la alimentación láctea en cuanto a volumen y fraccionamiento y en algunos casos será de ayuda el empleo de fórmulas especiales
( el mercado ofrece fórmulas lácteas especialmente diseñadas para el R.G.E.).

En el lactante se sugiere el siguiente tratamiento:

  • Registrar la ingesta de leche. La sobrealimentación es causa de reflujo por sobredistensión gástrica.
  • Revisar la técnica alimentaria. El reflujo se ve favorecido por excesiva aerofagia.
  • Fomentar la posición recta después de las comidas. Se sugiere la posición con cabeza elevada. La más recomendada es aquella en decúbito lateral derecho con cabecera en más de 30º.
  • Los volúmenes de la alimentación deben ser reducidos y entregados varias veces al día.
  • Los espesantes, adición de hidratos de carbono y/o sustancias en base a harina de algarroba, pueden ser de ayuda si se utilizan con precaución. (en el mercado existen agentes espesantes de origen vegetal para ser adicionados a la leche materna y fórmulas lácteas artificiales). Sin embargo, si el régimen es muy espeso, hace muy lento el vaciamiento gástrico y tiende a producir retención de leche que favorecerá el reflujo. La alimentación sólida, cuando corresponda, también puede ser entregada con espesante, para que adquiera consistencia de pasta y se pueda suministrar a cucharaditas.

Si el médico te dijo que este problema pasaría con el tiempo, seguramente debe tratarse de un reflujo leve sin mucha sintomatología de importancia, situación común de ver en muchos bebés. Evalúa los aspectos antes mencionados y conversa con el médico para determinar si tu bebé necesita un tratamiento de más cuidado.

Este artículo es para fines educativos solamente y no reemplaza una consulta médica.

Danos tu opinión