Thinkstock
Mira lo que pasó segundos después.

Un hombre casado fue cautivado por una mujer en el mercado

(TODO BEBÉ).- Este hombre hacía fila para pagar en un súpermercado y miró a una mujer por la que se sintió realmente atraído; segundos después se percató que era su mujer, según su post de facebook publicado en el sitio web Genial Guru. 

Un actor de nombre Jason Hewlett, casado y con cuatro hijos, estaba esperando su turno cuando se percató de la prescencia de una hermosa mujer que estaba enfrente de él, agrega la fuente.

Aunque el mismo dice que su esposa no revisa mucho sus redes sociales, Jason escribió un emotivo texto y lo publicó en su página oficial de facebook:

“Es una especie de vergüenza admitir esto, pero creo que en cierta forma engañé a mi esposa hoy. Para explicar lo que quiero decir, yo estaba en Target consiguiendo algunas cosas de hombres, ya sabes – pinzas de cejas, tijeras de uñas, cortadoras de barba, ceras de moldeo de bigotes, carne seca, sardinas, mezcla de rastro, una loofah – y cuando fui a pagar vi a esta mujer en la fila que me sorprendió. Pensé: vaya, algún chico con suerte está con ella, y en una fracción de segundo ¡me di cuenta de que era mi esposa!

¿Sabes?, estaba fuera de contexto ver a mi esposa en la misma tienda, en la misma línea, viviendo su vida y no sabiendo que ella podría estar en el mismo lugar, al mismo tiempo.

Había una persona entre nosotros, así que sólo la vi un poco. Le envié mesajes de texto para llamar su atención, “Hey Hottie” y “¿Qué estás comprando ahora mi Babelicious?; pero ninguno consiguió su atención, por que ella estaba buscando un cupón que había guardado para esta compra. Así que dejé de llamar su atención. Fácilmente pude haber saltando en el registro para que supiera que yo estaba allí y en su lugar, simplemente vi como se retiró y silenciosamente la observé.

En primer lugar, me sorprendió una vez más por lo sorprendentemente hermosa que es. Creo que lo veo a menudo, pero hoy, sin saber que estaba en la tienda, la vi con ojos nuevos y no podía creer que llegara a ser siquiera su amigo. Me hizo sonrojar, pero nadie pudo verlo bajo mi monstruosa barba.

En segundo lugar, me sorprendió que ella no me notó en lo más mínimo. Esto es tanto bueno y malo. Bueno por que ella no se fija en otros hombres; que ella no vio al tipo que la estaba mirando por encima de su hombro.

Pero quizás eso también es malo, ¿y si no hubiera sido yo? Pero también fue malo porque me di cuenta de lo cerca que llegué a no ganar su amor en primer lugar, y los esfuerzos que tuve que hacer todos esos años para obtener su atención ¡y que me diera el sí!

Por el momento sentí aquella sensación familiar de fatalidad cuando la vi por primera vez y pensé que eso era imposible. Pero de alguna manera la cautivé a pesar de todas mis inseguridades, incapacidades e imperfecciones.

En tercer lugar, en última instancia, estaba tan contento de verla con total confianza en este día, como la persona independiente, capaz, humilde, divertido, dulce, amable, impresionante que es. Y entonces ella agarró sus cosas y salió por la puerta. Nunca dije nada, no la bajé, sólo la vi alejarse, con admiración, sabiendo que ella era mi esposa y me encanta todo acerca de esta mujer.

Lección del Día: Es bueno mirar a los que amamos con otros ojos, siempre que podamos recordarnos lo afortunados que somos de tener su luz en nuestras vidas.”

Linda casualidad llena de reflexión. Y a ti, ¿te ha pasado algo similar?

    Danos tu opinión