Foto: MGN
Él estaba pasando por una etapa muy triste, y la pequeña Norah tocó su corazón profundamente

La niña que cambió la vida de un anciano solitario

(TODO BEBÉ).- En redes sociales ya se ha hecho viral la conmovedora historia de una niña de solo cuatro años de edad que ‘adoptó’ a un anciano, situación un tanto inusual pero que ha enternecido a miles de usuarios en internet.

Todo comenzó un día después de que la pequeña Norah cumplió su cuarto año de vida, mientras estaba en un supermercado se acercó con un señor de 82 años para pedir tomarse una foto con él. Este hecho no fue extraño para su madre, Tara Wood, ya que un día antes habían conversado sobre los adultos mayores.

De acuerdo con la madre de la menor, Norah le habría comentado previamente que los ancianos eran sus favoritos, ya que caminaban lento como ella y tenían la piel suave, además de mencionar que se iban a morir pronto y que ella los amaría a todos antes de que esto sucediera.

Al anciano se llama Dan Peterson, a quien la niña lo saludó a cierta distancia diciéndole, “hola persona viejita, hoy es mi cumpleaños”, situación que causó gracia en el señor, pues se acercó amistosamente y aceptó fotografiarse con Norah.

Posteriormente Peterson le comentó a la madre de la infante que ese había sido su mejor día en mucho tiempo. Tras difundir la imagen en Facebook, una amiga de Tara reconoció al anciano y comentó que el hombre recientemente había sufrido la muerte de su esposa.

La señora Tara decidió investigar la dirección de la casa de Peterson con el objetivo de ir a visitarlo y entregarle la foto enmarcada de él y Norah. Después de acordar una hora para el encuentro, la madre e hija vieron al anciano con un nuevo corte de cabello y ropa de vestir.

Emocionado, el señor Dan esperaba a la niña, incluso le había preparado una pequeña mesa con crayones de color para que ella jugara y realizara dibujos que posteriormente, el anciano colocaría en su refrigerador.

Sin embargo, la relación amistosa no quedó ahí y ha continuado con constantes visitas. En una de ellas, la niña le regaló a Peterson un perro de peluche para que le hiciera compañía y el día de su cumpleaños lo visitó con globos y pastelillos para celebrar.

    Danos tu opinión