El vómito: ¿berrinche o alerta de salud?
Es un reflejo motivado por diversas causas...

El vómito: ¿berrinche o alerta de salud?

(TODO BEBÉ).- El vómito es la respuesta  de un reflejo de nuestro organismo al regresar contenido ya sea alimenticio y/o de orígen gástrico motivado esto por causas diversas.

“Se le ha achacado demasiado al reflujo gastroesofágico como causa, pero la realidad es que éste ocupa un muy mínimo porcentaje en los bebés pequeños. Simplemente el sobrealimentarlos puede causarles vómito. En los niños mayores las causas son diversas, las más comunes son cuadros infecciosos intestinales, urinarios o respiratorios”, comentó el pediatra Alejandro Bierzwinski.

Como padres nos angustia el no saber porqué vomitan, por lo que en muchas ocasiones no es necesario alarmarnos, sin embargo debemos saber cómo identificar los focos rojos.

“Se puede considerar una emergencia cuando el número de episodios de vómito es en gran cantidad, poniendo en peligro el estado de hidratación del bebé o bien si al vomitar el pequeño se haya broncoaspirado, y es en este último caso cuando hay que acudir al hospital más cercano, inmediatamente”, aclara Bierzwinski.

Para controlarlo primero hay que identificar la causa, esto lo debe realizar un experto. El pediatra ayudará a los padres para saber lo que está provocando el problema y les dará los consejos necesarios para prevenirlo y en el caso de los bebés, medidas para evitar un ahogamiento.

“Siempre hay que acostar a los bebés de lado después de comer, jamás boca arriba, ya que pueden regurgitar o bien vomitar y en ese caso existe una gran probabilidad de broncoaspiración y ahogamiento”.

En el caso de los niños, es bueno explicarles las causas que les provoca el vómito de una forma sencilla para que lo entiendan y ellos mismos las identifiquen, con ello evitaremos no sólo un riesgo para su salud, sino también para su autoestima.

El estrés y el vómito

Una de las causas más comunes es el estrés infantil, el cual puede provocar una sobreestimulación o sensibilización del nervio Vago, lo que puede originar vómito, enrojecimiento y sudoración extrema. Todos estos síntomas están ligados a respuestas del sistema nervioso.

“Es una reacción de tipo psicosomática, muy parecida al famoso berrinche, hacen todo por llamar la atención. Una condición de estrés importante puede desencadenar el vómito vía nervio Vago-reflejo entre otros tipos de respuestas”, asevera el pediatra.

SOS de los golpes

Los niños son inquietos e incluso los bebés, en ocasiones por estar jugando y descubriendo el mundo pueden aventarse de la cuna, caerse y pegarse en la cabeza, por lo que debemos saber cuándo salir corriendo al hospital o cuándo es un susto que dejará sólo un chipote como consecuencia.

“El cerebro es un órgano muy complejo y delicado a su vez, se encuentra flotando en líquido céfalo raquídeo. Cuando hay una gran agitación o contusión, debido a las mismas leyes físicas, puede darse una irritación de éste, sobre todo en aéreas cerebelosas y/o vecinas del bulbo raquídeo, zonas que controlan el equilibrio, los movimientos finos, etc”

“Existen protocolos, así como formas y calificaciones para evaluar el estado neurológico de un bebé. Si éste ha vomitado o incluso ha perdido la conciencia después de un traumatismo, se debe acudir de inmediato a la unidad hospitalaria para ser evaluado por un pediatra y en dado caso por un neurólogo pediatra”, finalizó Bierzwinski.

Por eso la recomendación final para los padres es siempre estar atento a las posibles causas del vómito en un infante, ya que en algunas ocasiones está en juego su vida.

    Danos tu opinión