Guía contra accidentes infantiles
La prevención es fundamental ya que podría evitar traumatismos, heridas, intoxicaciones, quemaduras, electrocuciones y ahogamientos.

Guía contra accidentes infantiles

(TODO BEBÉ).- En cuestión de accidentes, la prevención es fundamental ya que podría evitar traumatismos, heridas, intoxicaciones, quemaduras, electrocuciones y ahogamientos.

Existen cuidados especiales para cada etapa. Los más propensos a sufrir accidentes son los niños en edad preescolar. Estos accidentes se producen principalmente en el hogar y también en la calle y en la escuela.

El 70 % de los pacientes internados es por caídas que pueden ocasionar traumatismos craneocefálicos. La gran cantidad de accidentes en la cabeza podría ser por el tamaño del cráneo del niño que altera su centro de gravedad. Las viviendas en refacción, las escaleras sin barandales, la ausencia de cerramientos y protección en las camas superpuestas son causas de caídas.

Las intoxicaciones son más frecuentes entre los niños de 1 a 4 años que ingieren medicamentos accidentalmente o insecticidas y productos de limpieza que pueden envenenarlos. Los envases, colores y sabores llaman la atención de los chicos y más aún si logran alcanzar el envase estirando su brazo.

Según la doctora Wainstein, jefa de la División Pediatría del Hospital Piñero, los andadores son peligrosos ya que provocan caídas y además no es necesario usarlos dado que los bebés aprenden a caminar por maduración.

Los niños de mayor edad sufren caídas en el baño. La rotura de sanitarios y espejos puede provocar heridas cortantes. Otra lesión frecuente es el pie de ascensor, que ocurre por el movimiento de las puertas tijera de los ascensores y puede conducir a la pérdida parcial o total del pie. También son frecuentes las quemaduras en la cocina y las electrocuciones como consecuencia de los enchufes sin protección o aparatos eléctricos dejados al alcance del niño.

Los niños en edad escolar sufren accidentes en la calle, principalmente por el tránsito vehicular. Durante las fiestas de fin de año un entretenimiento muy peligroso es el uso de la pirotecnia. También hay que tener cuidado con las piletas de natación de las casas particulares ya que la falta de protección de las mismas puede provocar ahogamientos.

Por lo tanto es fundamental la prevención y recurrir al médico ante cualquier golpe fuerte en la cabeza y más aún sin se forman chichones, si el niño vomita o si pierde el conocimiento.

    Danos tu opinión