Emotiva carta de una mamá que te abrirá los ojos
Quizás anheles la persona que eras antes, pero cuando tu hijo crezca, morirás por revivir eso que vives ahora

Emotiva carta de una mamá que te abrirá los ojos

(ENTRAVISION).- Una madre lleva a su hija a la escuela de la mano mientras piensa en la cantidad de cosas que tiene que hacer; supermercado, limpiar la casa, hacer la comida.

Realmente está harta de tanta ocupación. No ve el día en que su hija sea ya mayor y pueda ir sola a la escuela. Así ella podrá pasarse unos días en el spa o irse de vacaciones con su marido a una playa exótica. Esta otra madre tiene a un hijo más pequeño, que últimamente no para de llorar.

Las noches son interminables y solo quiere descansar, aunque solo sea unas horas. Pero la carta que esta madre escribe te abrirá los ojos:

Por última vez

Desde el momento en que abrazas a tu bebé por primera vez, nunca serás la misma persona. Quizás anheles la persona que eras antes. Cuando tenías libertad, tiempo. Y nada en particular por lo que preocuparte.

Conocerás el cansancio como nunca lo habías hecho antes. Y encadenarás días que son exactamente iguales el uno al otro. Llenos de tomas y eruptitos.

Cambios de pañal y llanto.

Quejidos y peleas.

Siestas o falta de siestas.

Puede parecer como un ciclo sin fin.

Pero no olvides que… Hay una última vez para todo.

Llegará el día cuando le des de comer a tu hijo por la última vez. Se dormirán sobre ti después de un largo día. Y será la última vez que abraces a tu niño mientras duerme.

Un día los llevarás en tu cadera y los dejarás en el suelo. Entónces nunca más los volverás a cargar de esa forma. Les frotarás el pelo en la bañera una noche.

Y a partir de ese día querrán bañarse ellos solos. Te tomarán de la mano para cruzar la carretera. Y entónces nunca te la pedirán de nuevo.

Se deslizarán en tu habitación a media noche en busca de mimos, y entónces será la última noche que te despierten para esto.

Una tarde cantarás “Las ruedas del autobús” y harás todos los gestos, Y entónces nunca más volverás a cantar esa canción de nuevo.

Te darán un beso de despedida en la puerta del colegio, y al día siguiente te pedirán que no los acompañes nunca más.

Les leerás un último cuento en la cama y limpiarás una última cara sucia. Correrán hacía ti con los brazos en alto una última vez. El caso es que nunca sabrás cuando será la última vez.

Hasta que no haya más veces. E incluso entónces te llevará un tiempo llegar a darte cuenta de ello.

Así que mientras estés viviendo estos momentos, recuerda que sólo hay un pequeño número de ellos, y que, cuando se hayan terminado, morirás por revivir un solo día lleno de ellos”.

Lee esta preciosa carta cuando te sientas desesperada o cansada. Ser madre es difícil pero es una experiencia única y llena de momentos que atesorar.

Danos tu opinión