Pide a tu pareja que te consienta en esta etapa.
¡No te encorves!

13 tips para que tu espalda no sufra "tanto" en el embarazo

(ENTRAVISION).- Una de las molestias más comunes del embarazo es el dolor de espalda (particularmente en la parte central y baja). Y cómo no padecerlo, si a medida que transcurren las semanas y tu bebé crece, el peso aumenta, concentrándose todo en el vientre. Esto hace que tu centro de gravedad te “jale hacia adelante” y haya más tensión en la parte inferior de la espalda, originando mayor presión sobre los músculos que soportan la columna vertebral.

Independientemente de cuánto se suba de peso, todas las embarazadas experimentarán una “lordosis progresiva” (arqueo de la espalda), que es un mecanismo compensatorio del incremento de peso en la parte anterior del cuerpo…de ahí el dolor lumbar, sobre todo en el ultimo trimestre del embarazo.

 

Aunque estas molestias no se pueden evitar del todo, compartimos contigo algunas recomendaciones, hechas por expertos de la salud, para disminuir los dolores de espalda durante el embarazo: 

1. Revisa tu postura. Es básico que mantengas una postura correcta: caderas hacia delante y espalda firme, para que la columna soporte la menor carga posible. Cuando realices tus actividades cotidianas como levantarte de la cama, agacharte, cargar bolsas, trata de que la columna permanezca en una posición equilibrada: ni muy curvada a la derecha ni a la izquierda, ni excesivamente flexionada hacia delante o hacia detrás. Cambia de postura constantemente.

 

2.Si tienes que levantar algo del piso, flexiona las rodillas y mantén la espalda recta. No cometas el error de doblar desde la cintura y no cargues muy pesado. Si puedes, mejor no cargues.

 

3.No permanezcas de pie por mucho tiempo. La relaxina, que mencionamos al principio, es una hormona que puede aflojar los ligamentos de la columna y hacer que te sientas menos estable y tengas dolor al caminar, al estar de pie o sentada por períodos prolongados.

 

4.Trata de descansar. Si no tienes que estar parada, siéntate. Si no tienes que estar sentada, acuéstate.

 

5.Busca sillas con respaldos rectos y, de preferencia, mantén las piernas en alto.

 

6.Trata de dormir en un colchón que no sea demasiado blando. Coloca una almohada entre tus piernas para que sientas alivio en la espalda.

 

7.Evita los tacones. Si te es imposible, busca los que no tengan más de 4 cms. De verdad, tu espalda lo agradecerá.

 

8.Tampoco uses zapatos totalmente planos. Mejor busca unos que tengan un buen soporte del arco y con unos 2 cms de tacón.

 

9.Los masajes son básicos. Pide a tu pareja que te ayude con ellos, por la noche, o si tienes oportunidad de que una persona profesional en ello pueda dártelos, no dudes en agendar una cita.

 

10.Ponte compresas calientes y frías. Si tu médico lo recomienda, puedes tratar con este remedio, colocando dichas compresas en el área adolorida, alternando el frío con el calor, en diferentes días.

 

11.Usa fajas especiales. Aunque estas bandas que se colocan abajo del abdomen para cargar el peso no son forzosamente necesarias, podrías apoyarte en ellas si es mucha la carga y el dolor.

 

12.Relájate. El estrés que supone la pronta llegada del bebé, los pendientes y el trabajo de la oficina (si es que estás laborando), contribuyen a incrementar el dolor. Respira profundo y piensa que todo saldrá bien. Mantente positiva para alejar las molestias.

 

13.Haz ejercicio. Caminar, nadar o hacer bici fija ayudan a mantener fuertes tus músculos y a mejorar tu flexibilidad, y eso definitivamente le ayuda a tu espalda.

 

Danos tu opinión