¡Llegó la hora de darle de comer al bebé!
¡No es tan sencillo cuando son las primeras comiditas de su vida!

¡Llegó la hora de darle de comer al bebé!

(ENTRAVISION).- Para muchos padres, la hora de la comida se convierte en toda una hazaña cuando los bebés empiezan a crecer. Los niños se mueven mucho y a veces parecen estar más interesados en jugar con los alimentos que ingerirlos. Esto es normal y no hay que preocuparse ni convertir la alimentación del niño en una guerra.

Para cuidar a tu bebé mientras le das de comer, tenemos varias sugerencias de la Asociación de Fabricantes de Productos Juveniles de Estados Unidos (conocida por sus siglas en inglés como JPMA).

  • Antes de servirle la comida al bebé prueba todas los alimentos para verificar que estén a una temperatura agradable.
  • La comida del bebé se puede calentar en un horno microondas siempre y cuando chequees la temperatura cuidadosamente. Utiliza siempre un plato especial para microondas y revuelve los alimentos desde el centro hacia afuera después de calentarlos, para asegurarte de que la temperatura esté uniforme en todo el plato.
  • Cuando el bebé comience a ingerir comidas sólidas, no le des alimentos duros y pequeños ya que se puede atragantar.
  • Recuerda, el bebé siempre debe comer y tomar bebidas en una posición recta.
  • Evita apoyar el biberón (mamadera o tetero) sobre el bebé.

 

Además, una vez que utilices una silla para darle de comer a tu hijo/hija, debes tomar en cuenta otras recomendaciones:

  • Las sillas altas para comer que son seguras tienen una correa para ajustar la cintura y entre las piernas. Es muy importante amarrar a tu bebé porque eso evitará que s ecaiga de la trona.
  • Nunca te confíes únicamente de la bandeja de comida para sujetar o proteger al bebé. Siempre asegura las correas primero.
  • Mantén la silla alta lejos de la pared, mesa o cualquier otra superficie de la cual el bebé pueda empujarse.
  • No dejes que el bebé se pare en la silla alta, porque se puede volcar.
  • Si la silla es plegable, asegúrate de cerrar el cerrojo de seguridad cada vez que la armes.
  • Inspecciona siempre todas las partes de la silla para evitar algún riesgo a causa de puntas con filo u otras partes sobresalientes.

 

Si tu bebé no quiere comer, no lo obligues. Espera un rato, déjalo jugar y vuelve a intentarlo. En general, los niños cuando ya empiezan a caminar pierden interés en la comida porque sienten que se pierden de explorar el mundo y si sienten que te pones muy nerviosa, pueden manipular la situación de la comida.

Danos tu opinión