VIDEO: Cómo bañar a tu recién nacido
Padres primerizos ¡no entren en pánico!. Aquí unos consejos para que disfruten la hora del baño

VIDEO: Cómo bañar a tu recién nacido

(ENTRAVISION).- ¿Cómo bañar al bebé? Es una pregunta que te delatará como primeriza. Si es así, seguramente te preguntas incluso qué tina comprar y cómo colocarla. ¿En el baño o en el cuarto? ¿Qué jabón usar? ¿Qué crema? Tranquila. La hora del baño es un mometo de gran estimulación para un recién nacido, así que disfrútalo y haz que lo disfrute.

 

 

Al bañar a un recién nacido lo que más miedo da es que se nos resbale de entre las manos. Antes que nada coloca una base de esponja en la tina. Nada pasará si lo sostienes de  su espaldita con tu antebrazo y lo sujetas por abajo de la axila con tu pulgar por sobre su hombro y el resto de tus dedos para apoyar su costado. No es necesario que uses jabón para cuidar la grasita que produce su propio cuerpo y lo humecta. En todo caso puedes usar jabones o geles para piel sensible y sin aroma. Algunas marcas incluso manejan gel de baño adicionados con aceite.

 

Cuida de no tocar la zona del ombligo hasta que se caiga su cordón umbilical. Se recomienda usar una esponja suave para dar masaje a su cuerpo y estimularlo. No debes tallarlo, no tiene caso. Los bebés sudan mucho y un baño les sienta bien, pero realmente no está sucio. El baño debe ser rápido, máximo 10 minutos, porque los recién nacidos aún no controlan su temperatura corporal y su piel se reseca con facilidad, así que ten a la mano toalla, crema, pañal, ropa y una mantita para cambiarlo a toda velocidad. Si la habitación está calientita puedes aprovechar para darle un masaje con la crema por todo su cuerpo y, una vez más, regalarle un plácido momento de estimulación.

 

Báñalo con agua tibia y siempre verifica que la temperatura no esté muy caliente metiendo el codo en la tina o recipiente que usarás para limpiar a tu bebé. Hay algunas tinas con termómetro. Lo mejor es que tú la sientas por tí misma. No te confíes, aunque ya sea un bebé más grandecito que se sienta, llena la tina con agua fría primero y templala con agua caliente. Mete a tu bebé hasta que tú sientas el agua tibia. Jamás debes dejar al bebé desantendido durante la hora del baño. Se considera que un niño puede bañarse solo cuando ya es capaz de “templar” el agua por sí mismo y eso es hacia los ocho años.

 

Puedes comenzar lavándole la cabeza con champú para bebés y luego seguir con el resto de su cuerpo, dejando la zona de los genitales para el final. Es conveniente tener aparte un recipiente con agua limpia y usarlo para enjuagar al bebé.

 

El agua y el contacto con la piel estimula su sentido del tacto. Si aún es muy pequeñito puedes poner aromaterapia en el ambiente para estimular el sentido del olfato. Después del mes de nacido podrías poner un poco de aromaterapia suave en su agua. Aceite de almendras, esencia de melisa, sales suaves de orquídeas o burbujas le harán un momento muy placentero.

 

baño-bebé

Danos tu opinión