¿Sabes qué es la "mastitis"?
¿Estás pasando por esto? Tranquila hay tratamiento, conócelo aqui.

¿Sabes qué es la "mastitis"?

(ENTRAVISION).- Uno de los principales problemas derivados de la lactancia a los que algunas mamás se enfrentan durante las primeras semanas de vida del bebé es la mastitis, una afección inflamatoria de los senos. Normalmente ocurre sólo en un pecho y los síntomas son:

•Dolor

•Enrojecimiento

•Hinchazón y dureza 

•Fiebre en algunas ocasiones

•Malestar general

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las dos causas son la estasis de la leche (cuando se acumula en el seno) y la infección.

La estasis ocurre cuando la leche no se extrae del seno de manera eficaz debido a que el bebé no extrae bien la leche, ya sea por un “mal agarre” del niño al pecho, una succión ineficaz, una restricción de la frecuencia o duración de las tomas y por un bloqueo de los conductos lácteos. Asimismo, puede ocurrir por una sobreproducción de leche o por estar lactando a gemelos o a más niños.

No a todas las mamás les pasa, afortunadamente. De hecho, se sabe que la incidencia es menor al 10%. Ocurre, sobre todo, en las segunda y tercera semanas del postparto. La mastitis no necesariamente puede acompañarse de una infección, pero hay algunos casos en los que sí ocurre.

Actuar pronto ante los síntomas

Si estás pasando por esto, tranquila, la mayoría de los casos de mastitis pueden solucionarse con relativa facilidad. El tratamiento incluye:

  • Amamantar a tu bebé con mayor frecuencia para motivar el vaciamiento de la leche. Y es que a pesar de los antibióticos y otros cuidados que te pueden ayudar a sentir mejor, si no hay un adecuado vaciamiento de la leche, la mastitis puede empeorar o reincidir cuando ya la habías superado.
  • Hay que extraer la leche que quede después de las tomas de tu bebé de forma manual o con un extractor de leche.
  • Si hay infección, el medico recetará antibióticos. La infección debería ceder durante las primeras 48 horas. Debes terminarte todo el tratamiento (los días que indique el especialista).
  • Puedes aplicarte compresas de agua caliente para ayudar a disminuir el dolor. Éstas también hacen que la leche fluya.
  • Es necesario mantener reposo. En la cama, de ser posible.
  • Si hay dolor, se sugiere el uso de analgésicos como ibuprofeno (que también ayuda a la inflamación) y paracetamol.
  • Puedes solicitar ayuda de tu pareja, mamá o enfermeras para mejorar el agarre de tu hijo al pecho.
  • Algunos especialistas sugieren evitar bebidas tales como el café y reducir la ingesta de grasa.
  • En caso de que se haya formado un absceso, debe eliminarse la pus. Esto ya es una complicación mayor que requerirá de una cirugía para drenar la leche.

 

Si el tratamiento se realiza de forma oportuna y se sigue al pie de la letra, la recuperación no tardará en llegar. A medida que se hagan las siguientes lactancias, te sentirás mucho mejor.

Dos cosas que deberías saber: a pesar de que te receten antibióticos, no debes dejar de amamantar a tu hijo. Por otro lado, de acuerdo con el National Cancer Institute, la mastitis no aumenta el riesgo de padecer cáncer de seno. Consulta siempre a tu médico.

    Danos tu opinión