Pamela Salinas Parra

La vida después del parto

Los regalos ideales para mamá después del parto

Los regalos ideales para mamá después del parto

¡Felicidades, ha nacido tu bebé! Las visitas no se hacen esperar en el hospital ni en la casa. Todo mundo llega con las manos llenas para el nuevo integrante de la familia, pero ¿y mamá?

¿Alguien se acuerda de la señora que debe guardar reposo, dormir bien, comer bien y poder recuperarse para cuidar y atender a su bebé?

Mamá no necesita grandes ni costosos regalos, una nueva mamá lo que necesita es apapacho, que le ayuden a resolver asuntos domésticos como la ropa, la comida, el súper, los pagos pendientes.

Muchas veces, algunas personas llaman a la nueva mamá para preguntarle que se le ofrece, señoras, la verdad sin pena digan lo que necesitan.

Y para quienes estén por visitar a una nueva mamá, además del regalo para el bebé, pueden pensar en la siguiente lista de regalos.

 

Ocuparse de la casa

Créanme cuando les digo que podría ser uno de los mejores regalos, incluso mejor que llevarla a comer al mejor restaurante. Se trata de resolver todo lo que mamá resuelve en casa por un día, desde las instrucciones de limpieza si hay asistente doméstica, y si no hay, pues encargarse de todo, lavar trastes, limpiar, tender la cama y ordenar un poco, dejar rechinando la casa de limpio.

Uno de los agobios más grandes de TODA mamá es que su casa esté limpia y ordenada, esto se agudiza cuando tenemos un recién nacido y la vida se nos ha puesto de cabeza y no sabemos ni por dónde comenzar, así que les juro que sería un gran regalo, sacarla de su casa y que vuelva en la noche a una casa rechinando de limpia y ordenada.

 

Masaje a domicilio

Si quieren, realmente, sorprender a la nueva mamá, consigan una masajista a domicilio. Se los van a reconocer y agradecer ¡Toda la vida!

Una hora de masaje para una mamá con bebito pequeño le sirve mucho más que un collar, un suéter nuevo o una mascada, mejor inviertan en la tranquilidad y la felicidad de las mamás, es mejor para todos, se los prometo. Este regalo debe incluir el tiempo para cuidar al bebé mientas a mamá le dan el masaje.

 

Una carta

Hay veces que el tiempo con un bebé recién llegado a casa se nos va como agua entre los dedos, y cuando nos damos cuenta la fecha está a sólo unas horas y ni cómo salir corriendo, pero siempre tenemos hoja y papel a la mano, y también tenemos cosas guardadas que no encontramos el momento o el espacio para decirlas, pero si podemos escribir aquello que nos emociona y nos llena el corazón, la mamá que reciba esa carta se sentirá feliz y plena, pues al menos esa carta podrá guardarla toda la vida, en cambio una cena o comida en restaurante puede acabar muy mal si van con el bebé. Seguro la recordará siempre, pero no por algo positivo.

 

Comida a domicilio

Y sí ya de plano no les dio tiempo, pues organicen una comida a domicilio, pero no le pregunten “qué quieres de comer”, una de las cosas que más cansa a las mamás son los pendientes mentales, “qué hacer de comer”, “qué le gusta al marido, a la suegra, qué pedir que todos queden contentos”, “si pedimos tacos hay que pedir limones, salsas y tortillas, o si pido pozole, hay que pedir tostadas, etcétera, etcétera”.

Entonces si no pueden salir a festejar a la mamá, hay que ser prácticos, darle dos o tres opciones de comida, pedirlo todo, pensar en los aditamentos que se necesitan, poner la mesa para que cuando llegue la comida se pueda sentar a la mesa casi como en un restaurante, no olviden las bebidas y el postre. Realmente le darán el regalo de un rato de calma.

 

Todas juntas

Si se quieren lucir, pueden hacer todas las sugerencias anteriores juntas, ninguna se contrapone, por el contrario, todas suman y sería un día MARAVILLOSO para la nueva mamá.

Si creen que este post le puede servir a algún marido, hijo, hermano, papá y hasta nietos, pues compártanlo, le pueden hacer la diferencia a muchas mujeres.

Felicidades nueva mamá, esto apenas comienza, bienvenida

Danos tu opinión

Pamela Salinas Parra

La vida después del parto

Hace ocho años me convertí en madre sin tener la menor idea de qué se iba a tratar todo esto. Desde entonces he recorrido un camino de cambios, dudas y aprendizaje intensivo sobre lo que significa ser mamá en estos tiempos. Tuve una cesárea, un parto natural con anestesia y un parto psicoprofiláctico en agua. Informar, ayudar y calmar a otras mamás en esta ardua labor del maternaje me llevó a convertirme en Doula postParto, porque ninguna mujer debería comenzar la maternidad en soledad.