Pamela Salinas Parra

La vida después del parto

¡No me sale leche con el sacaleches!

¡No me sale leche con el sacaleches!

Mi hija  Paula ya tenía como cinco meses cuando intenté sacarme leche con el tiraleche por primera vez. Hasta ese momento habíamos logrado lactancia materna exclusiva desde el primer día. En la consulta de revisión mensual la bebé iba progresando en talla y peso de manera más que normal.

La frustración se apoderó de mi cuando después de cinco minutos de exprimirme, literalmente, apenas logré juntar media onza. Traté de guardar la calma pensando que quizá no lo estaba haciendo bien o que en esa teta no tenía “tanta leche” y entonces me cambié a la otra teta y pues resultó peor, de esa apenas salieron unas gotas.

¡Entré en pánico! Se apoderó de mi la típica duda “no tengo suficiente leche” o peor aún “se me está yendo la leche”. Lo pasé muy mal, realmente me angustié, lloré y para colmo de males no tenía a quién recurrir para saber qué estaba pasando.

Entonces le pregunté a las quei fueron mis dulas durante el parte y ellas me canalizaron con una consultora de lactancia, por mensaje le conté mi drama y me dijo que no me preocupara, que al principio no siempre sale la misma cantidad de leche con el sacaleches, como cuando toman los bebés.

Incluso me dijo que si bien nadie puede saber exactamente cuánta leche toma el bebé directamente de la teta, la teoría dice que con la succión de su boquita pueden llegar a sacar el doble de lo que sale con el sacaleche.

Leyendo en internet y buscando, fui hallando más información sobre cómo se hace un banco de leche, sobre todo cuando mamá está próxima a regresar a la oficina o si es emprendedora pues debe tener citas y reuniones, por lo que tiene que dejar a su bebé unas horas algunos días a la semana.

Ahora con la experiencia de dos lactancias, más los cursos y certificaciones como asesora en lactancia maternidad, ya sé cómo hacer un banco de leche, vayas o no a volver al trabajo remunerado.

1.- Es necesario que el cuerpo produzca una toma extra. Es decir no vamos a quitarle leche al bebé, vamos hacer que el cuerpo produzca aún más.

2.- Después de una hora de haberle dado la teta a tu bebé, vas a tomar un par de vasos de agua y esperas 10 minutos más, entonces comienzas a sacarte leche con el aparato.

3.- Es importante que así como el agarre del bebé al seno materno debe ser correcto, con el tiraleche, debes tener cuidado de que es´te bien metida la chichi y que se haga el vacío, sino nunca saldrá nada.

4.- Al principio puede ser que sólo saques unos mililitros. No te angusties ni dejes que te asalten las dudas, ES NORMAL. Por esto tienes que tratar de sacarte leche todos los días a la misma hora, esto le dará el mensaje al cerebro de “el bebé necesita más leche” y entonces con el paso de los días va a ir saliendo un poco más.

5.- No te fijes tanto en los tiempos, porque cada seno es tan diferente como lo es cada mamá. Habrá quien se saque dos onzas en tres minutos. Y habrá quien se saque cinco onzas en 10 minutos. NO COMPARES TU LACTANCIA CON LA DE NINGUNA OTRA MAMA.

Entonces, si lo que quieres es hacer un banco de leche para los motivos que sean, debes comenzar a hacerlo dos semanas antes de volver a la oficina, o de irte de viaje o de lo que sea.

Debes calcular que va a tomar cada dos horas y media aproximadamente, así que debes dejar la cantidad de mamilas con leche de las tomas en que no vas a estar.

Si te sientes muy perdida, pide ayuda, busca una asesora, pero no pases por esto sola, muchas mamás se sienten agobiadas y creen que están haciendo lago muy mal, y la verdad es que a veces es un tema de la técnica y otras de que les dan fórmula, pero dicen que no.

Y por último deja que otras personas le den el biberón con tu leche, porque es posible que si se lo das tú no lo acepte. No te sientas mal, la lactancia es un proceso constante de aprendizaje.

Danos tu opinión

Pamela Salinas Parra

La vida después del parto

Hace ocho años me convertí en madre sin tener la menor idea de qué se iba a tratar todo esto. Desde entonces he recorrido un camino de cambios, dudas y aprendizaje intensivo sobre lo que significa ser mamá en estos tiempos. Tuve una cesárea, un parto natural con anestesia y un parto psicoprofiláctico en agua. Informar, ayudar y calmar a otras mamás en esta ardua labor del maternaje me llevó a convertirme en Doula postParto, porque ninguna mujer debería comenzar la maternidad en soledad.