Pamela Salinas Parra

La vida después del parto

Lo que nadie me dijo sobre la Lactancia Materna y aprendí sobre la marcha

Lo que nadie me dijo sobre la Lactancia Materna y aprendí sobre la marcha

 

Cuando nació mi primer hijo hace ocho años y medio no tenía la menor idea de lo que era la lactancia materna. Me refiero a que no sabía ni el 10 por ciento de lo que sé ahora sobre este maravilloso tema. Sí, sabía que era el mejor alimento para los bebés, sí llegué a ver a un par de mujeres amamantado, pero nada más.

Entonces, cuando me convierto en mamá resulta que nada era lo que parecía. Sí es natural la lactancia materna, pero no siempre es tan fácil como yo creía y lo peor de todo es que no tuve a nadie cerca que me dijera cómo era en realidad. No hubo nadie que me enseñara la técnica de un buen agarre, ¡es más ni siquiera sabía qué carajos era eso del agarre!

Yo sólo sabía que me dolía a madres, que las grietas no cerraban, que mi bebé lloraba en determinado momento y que a veces lo único que lo calmaba era la mamila llena de fórmula. Cuando recuerdo esto me resulta inevitable sentir un nudo en la garganta, pues gracias a la ignorancia del tema y a la falta de apoyo, apenas pude darle pecho un par de meses y siempre, completando con fórmula.

Cuatro años después, me embaracé de nuevo y mi voz interior habló para decirme que esta vez sí debía prepararme para la llegada de este segundo bebé. Lo hice y toda mi vida cambio, incluso mi perspectiva de la maternidad dio un giro de 180 grados.

A mi segunda y tercer hijas las amamanté a plenitud, aunque hubo obstáculos y molestias. La historia fue diametralmente opuesta y entonces aprendí muchas cosas sobre lactancia y crianza.

• La Lactancia Materna puede ser dolorosa, es indispensable pedir ayuda. Siempre, todas las veces, en cada duda, es necesario preguntar.
• Sentir pena o sentirme tonta porque no sé algo lejos de hacerme un bien, sólo complica más las cosas y agranda los problemas.
• La Lactancia Materna NO tiene que doler, si duele es que algo está mal y es necesario preguntar a los expertos.
• La Lactancia Materna no es sólo un tema de comida para el bebé, la mamá también recibe beneficios, como una recuperación interna más rápido, menor sangrado posparto.
• Una buena lactancia materna, cuando está bien establecida sin dolor, hace feliz a la mamá pues para que haya producción de leche se necesitan dos hormonas, prolactina (la que produce la leche) y Oxitocina (la hormona de la felicidad y que permite que la leche salga del seno a la hora que el bebé succiona)
• La Lactancia Materna cambia con el paso de las semanas y con el crecimiento de nuestros bebés. No siempre es igual ni en tiempo, ni en cantidad ni en propiedades de la leche.
• La Lactancia Materna también nos provoca muchas emociones que deben ser habladas, compartidas.
• La Lactancia Materna no tiene porqué aislarte ni hacerte sentir mal, si eso pasa es necesario pedir ayuda.
• La Lactancia Materna tiene que ver con nuestro instinto y muchos problemas pueden ser más la postura que por una mala producción.
• Cada lactancia es diferente y única.

Ahora, como asesora de lactancia y posparto, puedo confirmar cada uno de estos aspectos con las mamás que tengo la fortuna de ayudar y de quienes también voy aprendiendo nuevas y maravillosas cosas de la Lactancia Materna.

Danos tu opinión

Pamela Salinas Parra

La vida después del parto

Hace ocho años me convertí en madre sin tener la menor idea de qué se iba a tratar todo esto. Desde entonces he recorrido un camino de cambios, dudas y aprendizaje intensivo sobre lo que significa ser mamá en estos tiempos. Tuve una cesárea, un parto natural con anestesia y un parto psicoprofiláctico en agua. Informar, ayudar y calmar a otras mamás en esta ardua labor del maternaje me llevó a convertirme en Doula postParto, porque ninguna mujer debería comenzar la maternidad en soledad.